Economía.- Sarkozy dice que se toma "muy en serio" la huelga, pero defiende aplicar "sin dilación" las medidas aprobadas

BRUSELAS, 20 (EUROPA PRESS) El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, aseguró hoy que se toma "muy en serio" la huelga general de su país para protestar por la crisis y la pérdida de poder adquisitivo pero defendió la aplicación "sin dilación" de las medidas fiscales y de otra índole ya aprobadas por el Ejecutivo galo y consideró "imprudente" modificar medidas "que todavía no han entrado en vigor". En rueda de prensa, el jefe de Estado francés consideró que "nadie" podría creer realmente que las inquietudes de los ciudadanos por la crisis económica cambiarán desde la primera manifestación general de enero y la segunda que se celebró ayer. "¿Las manifestaciones de ayer que han demostrado? Han demostrado la importancia de la inquietud de determinados asalariados frente a la crisis mundial", reconoció, precisando que no hay "ningún" país del mundo en el que los ciudadanos no estén preocupados por este tema. "Me tomo todo esto muy en serio", subrayó, en alusión a las preocupaciones de los franceses. El jefe de Estado galo destacó, no obstante, que la huelga fue secundada por un número de personas "sensiblemente" menor que durante la anterior y consideró que ello demuestra que la huelga en sí "no puede generar una respuesta a la crisis". "Sé que saldremos de la crisis. Tenemos que salir más fuertes de ella", apostilló. Sarkozy defendió que la huelga es un "derecho constitucional" y celebró que la manifestación se desarrollara "sin paralizar al país" gracias a que se respetaron los servicios mínimos en los servicios, lo que, a su juicio, deja entrever "un grado de madurez de la democracia social" en Francia. DEFIENDE APLICAR LAS MEDIDAS YA APROBADAS "Es extremadamente importante, es una exigencia, aplicar sin dilación las medidas que se han decidido. En un espacio de tiempo de entre unos diez días hasta el mes de julio van a entrar en vigor medidas muy importantes de manera concreta", recalcó. Sarkozy repasó algunas de las medidas aprobadas por su Ejecutivo para contribuir a salir de la crisis, entre ellas, por ejemplo, la medida fiscal que permitirá que seis millones de franceses paguen "menos impuestos" o se les exima de pagarlos a partir de determinados tramos o primas mensuales para las familias modestas, a los jubilados y a los trabajadores precarios. En cualquier caso, el presidente francés se comprometió a evaluar las medidas aprobadas y su efecto y, en su defecto, presentar más medidas y ayudas. "Propondré a los sindicatos realizar una evaluación importante de todas estas medidas" con el objeto de ver sus efectos, explicó. En este sentido, se comprometió a impulsar una evaluación de las medidas impulsadas "antes de verano" y, a partir de ahí, "evaluar, complementar, modificar y agregar, si hace falta", más medidas de apoyo. "No podemos dejar en el camino a ninguno de nuestros compatriotas", recalcó. "Continuaremos haciendo cosas, no me resigno a no hacer más", concluyó. A su juicio, resulta "incontestable" que Francia impulse "la reestructuración industrial" para salir de la crisis e impulsar las infraestructuras y que el Ejecutivo "tome rápidamente decisiones" para apoyar a los jóvenes, "las primeras víctimas de la crisis", a través de medidas de inversión y formación.