El Ayuntamiento de Pontevedra culpa a Cespa de la huelga de basura y la empresa replica que la convocan los trabajadores

La patronal admite puntos de aproximación, pero rechaza la readmisión de un trabajador porque cometió "una negligencia y falta grave"

PONTEVEDRA, 29 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Pontevedra responsabilizó hoy a la empresa Cespa, concesionaria del servicio de recogida de basura en el municipio, de la huelga que desde las 23.00 horas de la pasada noche secundan trabajadores del servicio de limpieza y recogida de desperdicios tras romperse las negociaciones propiciadas por la Administración municipal.

"Esta huelga se pudo haber evitado porque el comité de empresa estaba de acuerdo con la oferta de Cespa, pero no se reunieron para hablar y eso nos abocó a esta situación de desconsideración por parte de la empresa hacia el Ayuntamiento, los ciudadanos y los trabajadores", sostuvo el concejal Raimundo Carballo que concluyó que "esto es una coña marinera".

Sin embargo, el director territorial de Cespa, Alfonso Clemente, negó que el acuerdo estuviese tan próximo como aseguró el concejal, de quien dijo que estaba "desinformado porque él no estuvo en la negociación y desconoce lo que allí se habló".

El portavoz de la empresa admitió que hay puntos de aproximación, pero puntualizó que aún no se llegó al acuerdo porque hay "matices" que les separan respecto al principal punto de conflicto, que es el despido de un trabajador cuya readminisión reclaman los huelguistas.

"Las cosas no pueden volver a su estado inicial porque estamos ante una negligencia y falta grave del trabajador", manifestó Alfonso Clemente al referirse a la posibilidad de que un acuerdo propicie en las próximas horas la desconvocatoria de la huelga que sigue la mayoría de los 124 trabajadores que integran la plantilla.

El seguimiento no es total porque hay empleados que entienden que la huelga no está justificada y hoy salieron a realizar su trabajo por las calles del centro de Pontevedra, tras pedir la ayuda de la Policía Nacional para poder salir de la base de operaciones, ubicada en el Polígono Industrial de O Campiño, y atravesar el piquete que les impedía el paso.

TURNOS DE GUARDIAS

Los trabajadores que secundan la huelga de basura se han organizado en turnos de guardia ante el almacén de la empresa, para evitar que los camiones de recogida salgan de la nave y permitir únicamente los servicios mínimos, que únicamente comprenden un camión de recogida por la tarde, en la Plaza de Abastos y servicios sanitarios.

El presidente del comité de empresa, Carlos Corredoira, aseguró hoy, además, que no tienen nada que ver con el pinchazo de ruedas de camiones ni la quema de varios contenedores.