El cien por cien de la plantilla de Inepsa secunda la primera jornada de huelga indefinida, según el comité

PAMPLONA, 9 (EUROPA PRESS) El cien por cien por de la plantilla de Inepsa, según el comité de empresa, secundó hoy la primera jornada de huelga indefinida convocada en protesta por el ERE presentado por la dirección de la planta de Buztintxuri y que plantea el despido de 91 trabajadores. El próximo jueves realizarán además una manifestación, que partirá a las 10 horas desde la fábrica hasta el Parlamento de Navarra. En declaraciones a Europa Press, el presidente del comité, Fernando Redín, de UGT, realizó una valoración "positiva" del seguimiento de la huelga, aunque aseguró que, a pesar de las nuevas ofertas realizadas por la empresa, la situación es de "mucha incertidumbre y preocupación". Tras la oferta realizada el pasado miércoles por la dirección y que planteaba una alternativa a los despidos con salidas voluntarias de 45 trabajadores a través de bajas incentivadas, prejubilaciones y suspensiones temporales, el viernes se celebró otra reunión en la que se plantearon nuevas propuestas "que empeoran y mejoran algunas condiciones". En concreto, y en cuanto a las bajas voluntarias, la empresa plantea ahora "un retroceso", ya que pretende la desvinculación del trabajador tras recibir una indemnización de 40 días con un tope de 42 mensualidades con la novedad de establecer un tope de 100.000 euros como máximo, condición, que según Redín, "recorta a muchos trabajadores la posibilidad de prejubilarse", ya que "muchos tienen una antigüedad que supera esta cifra". En el apartado de las excedencias sí hay algún avance respecto al miércoles, ya que podrían ser de dos años con 14.000 euros o de tres años con 24.000 euros. La novedad reside en que el trabajador podría ahora volver de forma preferente a la empresa en el caso de que hubiera un puesto antes del cumplimiento de la excedencia "y luego incluso un año después". En cuanto a las prejubilaciones, la empresa mantiene la oferta de que se establezcan a partir de los 58 años, así como las incapacidades temporales, con indemnizaciones de 6.000 euros. Aún y todo, estas bajas no solucionarían el exceso de la plantilla, por lo que sería necesario, además de las 45 salidas voluntarias, una suspensión temporal de los contratos de todos los trabajadores de entre 50 y 60 días y con una duración de seis meses. Los trabajadores, que se reunieron esta mañana en asamblea informativa para analizar la situación, tienen a partir de hoy un plazo de 10 días para acogerse a bajas voluntarias con estas condiciones. Mientras, el comité mantiene la convocatoria de huelga indefinida, a la espera de una próxima reunión con la empresa, que todavía no tiene fecha.