El Comité de Empresa de Kaufil convoca una huelga indefinida el 4 de mayo, aunque se muestra dispuesto a negociar

LOGROÑO, 23 (EUROPA PRESS)

El Comité de Empresa de Kaufil ha convocado una huelga indefinida, el próximo 4 de mayo, después de que la paciencia se les "acabe", ya que entienden que la empresa quiere "abusar" de los trabajadores. Se muestra dispuesto a negociar, siempre que no haya despidos.

El presidente del Comité de Empresa Intercentros de Kaufil, Carlos Castellanos; el secretario del Comité, Jaime Calvo; y uno de los miembros del mismo, José Martínez, ofrecieron hoy una rueda de prensa.

En ella entendieron que hay crisis, pero Martínez aseguró que Kaufil quiere "usar el bisturí para abrir de arriba a abajo cuando lo que hay es un tumor".

Castellanos comenzó recordando cómo la empresa fue fundada en el año 1965 como Permolca y, después, pasó a ser, en el año 1990, BTR; en el 2000, Metzeler; y en 2007, por fin, Kaufil. "Todas las multinacionales que la compraron", añadió, "conocían su situación económica".

Tras la compra de Kaufil, se planteó una reestructuración para asegurar la viabilidad de la empresa, porque perdía dinero. No obstante, el presidente del Comité de Empresa consideró que, desde entonces, la multinacional está "manipulando" los datos.

El Plan de Viabilidad supuso la salida de 117 trabajadores, de los que el Comité destacó dieciocho como "despido traumático". El plan debía durar hasta el 31 de diciembre de 2010; sin embargo, la empresa ha vuelto a plantear 95 despidos y el Comité siente que se quiere "reír" de los trabajadores.

Calvo desveló que la última propuesta, de ayer, supone, además de los despidos, reducir un veinte por ciento los salarios, hasta 2010, y, a partir de esa fecha, congelarlos hasta 2021.

Ante esto, el Comité entendió que hay crisis, y que se puede hacer un "esfuerzo", pero que lo que la empresa quiere es "a río revuelto, ganancia de pescadores". "Si la empresa continúa hablando de despidos", dijo el presidente del Comité, "estaremos convencidos de que lo que quiere es cerrar la empresa".

A este respecto, Calvo completó asegurando que "los trabajadores no van a cerrar la empresa"; y que el Comité está dispuesto a negociar, y a hablar de congelaciones salariales temporales, pero no de despidos. También están dispuestos a hablar de reparto de carga de trabajo. De forma que trabaje, temporalmente, el sesenta por ciento de la plantilla, pero las personas se vayan turnando.

"Somos conscientes de la situación de crisis", señaló Castellanos, "pero también de que es transitoria". Por su parte, Martínez advirtió a los accionistas de que no pueden "pretender" tener beneficios en tiempos de crisis. Aún así, dijo que hasta octubre del año pasado los tenían, y que pueden volver a tenerlos.

Además, del presidente del Comité desmintió que el salario medio de los trabajadores esté en 35.000 euros, como, según dijo, indicó la empresa. Señaló que un oficial de primera cobra 23.995.

El Comité también criticó al Gobierno de La Rioja y, en concreto, al consejero de Industria, Javier Erro, con quien aseguró que llevan un mes esperando una reunión. Añadió que se le ha concedido a Kaufil un aval, desde el Ejecutivo, de 2,5 millones de euros "sin pensar en la parte social".