El comité de GSW convoca huelga en la planta de Nueva Montaña el 6 y 8 de mayo por el nuevo convenio

Advierten del intento de "individualizar" las relaciones laborales para dejar "fuera de juego" a la representación sindical

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS)

El comité de empresa de la fábrica de Global Steel Wire (GSW) en Cantabria anunció hoy la convocatoria de dos días de huelga, el 6 y 8 de mayo, tras la ruptura de las negociaciones con la dirección sobre el nuevo convenio colectivo.

Así lo avanzaron en rueda de prensa el portavoz sindical de Comisión Negociadora del convenio colectivo de GSW y representante de la federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT, Ignacio Pérez, y el representante de Comisiones Obreras, Alfredo Martín.

El motivo de los desacuerdos son los planes de revisión salarial previstos, con subidas "inasumibles" de un 0% el primer año; un 0,5% el siguiente; y actualizaciones al tercero al IPC real con una revisión a final de ese año si los precios crecen un 0,5%.

Pero además, Pérez advirtió de los intentos de la empresa de establecer un nuevo modelo de relaciones laborales basado en la "individualización" de los contactos que, a su juicio, persigue dejar "fuera de juego" a la representación sindical.

"Nos jugamos mucho porque lo que quieren es dejar al comité de empresa fuera de juego, implantando una retribución por objetivos que les permitiría pagar un dinero fuera de convenio a ciertos colectivos y personas siempre y cuando sean fieles a sus criterios", aseveró el representante de UGT.

Para Pérez, con estos planes la empresa lo que pretende es pagar no en función de lo que cada uno trabaje, sino de como "se porten", lo que implica "retrotraernos a los orígenes del capitalismo".

La decisión de huelga ha sido respaldada por asamblea de trabajadores, y en el Comité de Empresa anticipan que esta protesta supone el inicio de una "carrera de maratón", ya que la empresa ha hecho del convenio una "cuestión de honor", entre otros motivos porque sería el primer convenio que se firmara este año en una fábrica de todo el Grupo Celsa.

ACTITUD NEGOCIADORA

"Somos gente responsable que no nos hemos negado a llegar a acuerdos en los últimos meses por la actual crisis económica, pero la empresa es insaciable, dramatiza su situación y nos hace ahora un planteamiento inasumible", afirmó Pérez.

En este sentido, recordó que se han llegado a acuerdos en aspectos como el contrato de relevo, la fijeza de 38 trabajadores eventuales, la desaparición de algunos puestos de trabajo y un expediente de regulación de empleo de 70 días para cada trabajador hasta el 31 de agosto.

Según Ignacio Pérez, "la empresa aprovecha la actual situación de crisis económica porque considera que es el momento oportuno para hacer lo que quiera, aunque la realidad es que la producción actual está en límites normales, aunque haya descendido algo el valor añadido de los aceros especiales"

En el mismo sentido, Alfredo Martín, representante de CC.OO. en el comité de empresa de GSW, estimó que probablemente final de año la fábrica de Nueva Montaña tenga un volumen de producción similar al de los anteriores.

Comisiones Obreras señaló que no están adoptando una postura "radical". "Lo único que hemos propuesto a la empresa es un acuerdo de un año con puntos de acuerdo concretos pero GSW insiste en otro de tres años con un contenido inaceptable".

"En un convenio colectivo de tres años como pretende la empresa, no sólo tendríamos que negociar aumentos salariales o derechos sindicales, habría que añadir más cuestiones como la aplicación de la Ley de Igualdad, pluses de aceros especiales o reducciones de la jornada laboral", concluyó el representante de CC.OO.