ELA y LAB convocan una huelga en el País Vasco para mayo

BILBAO (Reuters) - Los sindicatos nacionalistas ELA y LAB convocaron el martes una huelga general en el País Vasco y Navarra para el próximo 21 de mayo para denunciar "la destrucción de empleo" y "el chantaje de la patronal", y en demanda de una política que permita hacer frente a la crisis.

Los convocantes, a la que se han adherido ESK, el sindicato de la enseñanza STEE-EILAS, el sindicato agrario EHNE y el de transportes HIRU, suponen la mayoría sindical en la comunidad autónoma vasca y en torno a un 35 por ciento de la afiliación en Navarra.

ELA y LAB no se han dirigido a Comisiones Obreras y UGT para que se sumaran a la movilización porque, según explicaron, ya se han pronunciado en otras ocasiones en contra de una huelga general y, además, acaban de firmar con el Gobierno navarro un pacto por el empleo que, según los convocantes, les autoexcluye de esta convocatoria.

Los sindicatos desvincularon la convocatoria de la huelga general con la llegada de un lehendakari socialista a Ajuria Enea, tras el acuerdo entre el Partido Socialista de Euskadi y el Partido Popular vasco para que Patxi López encabece el Gobierno vasco.

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, explicó que "la agenda sindical tiene muy poco que ver con la gobernabilidad" y aseguró que las primeras conversaciones mantenidas entre los sindicatos para valorar una convocatoria de huelga general se produjeron cuando aún las elecciones no se habían celebrado.

"La huelga general se hubiese convocado de igual manera, hubiese sido la que hubiese sido la conformación del Gobierno", aseguró.

Las organizaciones convocantes consideran que la situación de crisis exige "una respuesta contundente" porque las decisiones empresariales y administrativas en el contexto de la crisis "están provocando una importante destrucción de puestos de trabajo".

Pero sobre todo denuncian que el empresariado "está aprovechando la situación y ha decidido que la resultante de la crisis debe ser un ajuste estructural de las plantillas que asegure en el presente y en el futuro sus beneficios".

Según Adolfo Muñoz, "la foto" que define la situación de los últimos meses, además de los diferentes expedientes de regulación de empleo, "es la foto de chantaje inmisericorde que la patronal pretende hacer a las condiciones de trabajo, para que sean las condiciones de trabajo las paganas de una situación que no han generado".