Evo Morales prolonga el ayuno y el Congreso sigue bloqueado

Evo Morales prolonga el ayuno y el Congreso sigue bloqueado

Evo Morales prolonga el ayuno y el Congreso sigue bloqueado

LA PAZ (Reuters) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, cumplió el lunes su quinto día de huelga de hambre,en demanda de la aprobación de una polémica ley de transición constitucional bloqueada por la oposición conservadora en el Congreso.

Tras resolverse en la noche del domingo la demanda principal de la derecha - la construcción de un nuevo padrón de electores - los legisladores opositores sorprendieron el lunes con nuevas exigencias, como la renuncia del presidente de la Corte Nacional Electoral (CNE), dijeron fuentes políticas.

"Como ha dicho el presidente, la huelga de hambre continuará hasta que haya ley para las elecciones, no cederemos al boicot de una extrema derecha que en el fondo no quiere elecciones", dijo a la prensa el portavoz gubernamental, Iván Canelas.

Los comicios, previstos para diciembre por mandato de una nueva Constitución, darán a Morales la posibilidad de una fácil reelección y un control del legislativo, para consolidar las nacionalizaciones y otros cambios enmarcados en su "revolución" indigenista y socialista, según analistas.

Canelas aseguró que, mientras se prolongaba una negociación entre el oficialismo y la oposición en el Congreso, Morales se mantiene decidido a continuar la protesta "hasta las últimas consecuencias", y añadió que se han sumado unas 2.000 personas en todo el país.

"El presidente está bien, ustedes saben que él es muy fuerte, es de hierro, y en estos días de ayuno no ha dejado de trabajar en Palacio, con actos y en permanentes reuniones", dijo Canelas, en el mismo salón palaciego donde Morales realizaba la protesta en compañía de unos 15 sindicalistas.

El portavoz señaló que el Gobierno consideraba inaceptable la petición de la oposición sobre el presidente de la CNE, José Luis Exeni, el único representante del oficialismo en el poder electoral, como condición para dar paso a la ley.

La CNE, que hasta la semana pasada había rechazado por "imposibilidad técnica" la exigencia opositora de una reinscripción digitalizada de todos los electores antes de diciembre, se alineó el domingo con una decisión de Morales y decidió aceptar el reto del nuevo padrón "biométrico".

Los opositores han dejado sin quórum desde el jueves una sesión plenaria bicameral del Congreso, impidiendo la segunda y definitiva votación "en detalle" de la ley que regulará los comicios generales de diciembre y elecciones regionales en abril de 2010.