Indígenas entran a una estación petrolera estatal en la Amazonía peruana

  • Lima, 24 abr (EFE).- Indígenas awajún y wampis ingresaron hoy a una estación de la petrolera estatal Petroperú en la región Amazonas, mientras que una comunidad kichua en el Alto Putumayo anunció bloqueos a las naves de la brasileña Petrobras, en su segunda semana de protestas contra el Gobierno peruano.

Indígenas entran a una estación petrolera estatal en la Amazonía peruana

Indígenas entran a una estación petrolera estatal en la Amazonía peruana

Lima, 24 abr (EFE).- Indígenas awajún y wampis ingresaron hoy a una estación de la petrolera estatal Petroperú en la región Amazonas, mientras que una comunidad kichua en el Alto Putumayo anunció bloqueos a las naves de la brasileña Petrobras, en su segunda semana de protestas contra el Gobierno peruano.

Los nativos awajún y wampis marcharon hacia la Estación N° 6 de Petroperú donde confluye un ramal del oleoducto Nor Peruano, que abastece de petróleo a la costa norte del país, ingresaron y realizan allí un plantón como parte de su protesta, informó la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep).

Además, pueblos kichuas del Alto Putumayo, en la región Loreto y cerca a la frontera con Colombia, se unieron a la huelga que acatan las comunidades indígenas de la Amazonía desde hace 15 días con el bloqueo de las naves que surcan sus ríos.

El dirigente Nemesio Tangoa anunció que los kichuas respaldan la medida de fuerza en rechazo a un paquete de decretos legislativos que facilitan la concesión indiscriminada de sus territorios.

La medida contempla impedir el ingreso de embarcaciones de Petrobras, que opera en la zona.

De otro lado, líderes aborígenes que encabezan a un grupo que ha tomado el coliseo de Bagua, capital de la región Amazonas, informaron que un comando militar intentó desalojarlos hoy, pero acudieron a la Fiscalía para evitarlo.

Otras organizaciones sociales, como el Frente Patriótico de Bagua, se han unido a la protesta indígena y, a partir de hoy, realizarán una vigilia en la plaza de armas de la ciudad de Jaén.

Las protestas se han mantenido, a pesar del anuncio del primer ministro, Yehude Simon, de la formación de una mesa de diálogo con los indígenas por una serie de leyes que consideran que atentan contra sus derechos.

Entre esas normas destacan las nuevas leyes sobre la política forestal y de aguas, además del rechazo a los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y Chile.

Desde el inicio de las protestas, los habitantes de varias comunidades de la Amazonía peruana bloquearon el tránsito fluvial de dos ríos selváticos.

Además, un grupo de nativos tomó el pasado 10 de abril un campo petrolífero de Pluspetrol, lo que obligó a la empresa argentina a suspender temporalmente sus operaciones en la zona de Dorissa, en Loreto.

El pasado día 16, centenares de indígenas de las etnias Yines y Asháninkas tomaron el aeropuerto de la ciudad de Atalaya, fronteriza con Brasil, y sus representantes anunciaron que "de no haber respuesta satisfactoria a los intereses amazónicos, las medidas (de fuerza) se radicalizarán".