IU considera que existe un "auténtico chantaje" de ArcelorMittal sobre los trabajadores de las auxiliares

Los Estados "son meros espectadores" y la UE "jalea y es cómplice" de las decisiones de la iniciativa privada, dice Jesús Iglesias.

OVIEDO, 26 (EUROPA PRESS)

El coordinador general de Izquierda Unida de Asturias, Jesús Iglesias, apuntó hoy que existe un "auténtico chantaje" de ArcelorMittal sobre los trabajadores de las auxiliares.

Así lo dijo en rueda de prensa junto al cabeza de lista de IU para las elecciones europeas, Willy Meyer; la candidata al Parlamento Europeo por Asturias, Marta Pulgar; y el portavoz del Bloque por Asturies, Pablo Fernández.

Iglesias analizó de este modo la advertencia realizada ayer desde la dirección de la multinacional de que se cerrará el segundo alto horno de Veriña y se transferirán los pedidos a otras plantas del grupo si continúan incumpliéndose los servicios mínimos en la huelga de subcontratas iniciada ayer en la planta.

Los sindicatos tomaron esas declaraciones "como un chantaje" y respondieron hoy que no habrá más movilizaciones si la compañía no ocupa con su personal puestos destinados a las auxiliares.

En esa misma línea, Iglesias afirmó que ArcelorMittal ha desencadenado el conflicto al "incumplir sus compromisos" con los trabajadores de las auxiliares e intentar "generar contradicciones" entre los sindicatos y "crear conflictos" entre los trabajadores de plantilla y los de las contratas.

Por ello, Jesús Iglesias apostó por "exigir" nuevas inversiones en la mejora del horno parado y "salir al paso" de la amenaza del cierre patronal.

El coordinador general de IU-Asturias recordó que "la UE nació hace más 50 años con la Comisión Europea del Carbón y del Acero (CECA), para planificar las estrategias de los estados entorno al carbón y acero como elementos estratégicos".

"Europa se quiso defender y lo hizo con un órgano de puesta en común, pero hoy quién decide", se preguntó Iglesias. "Ya no existe la CECA y la UE no hace nada", remarcó señalando que ArcelorMittal actúa mientras que los Estados "son meros espectadores" y la UE "jalea y es cómplice" de las decisiones de la iniciativa privada.