Jueces.- Bermejo ve una "paradoja" que sean pilotos y jueces quienes vayan a la huelga y no el proletariado

Pide a las personas "con cordura" ejercer su responsabilidad porque la huelga "degrada" el sistema MADRID, 17 (EUROPA PRESS) El Ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ve una "gran paradoja" y un hecho "llamativo" que los pilotos de Iberia, los controladores aéreos y los jueces se pongan en huelga en el siglo XXI, cuando el diálogo social "funciona de un modo fluido". Esta situación choca, a su juicio, con el origen de este derecho, cuando era el proletariado quien iba a la huelga. "Hoy en pleno siglo XXI asistimos a una situación en la que el diálogo social funciona de un modo fluido y en que hay componentes que permiten afirmar una gran responsabilidad de los actores sociales y políticos. De repente, estamos asistiendo a una situación paradójica en la que no son precisamente aquellos del perfil de origen, sino pilotos de Iberia, controladores de vuelo y ahora los jueces", indicó, para advertir de la "gravedad" que supone que precisamente los profesionales de la magistratura se pongan en huelga cuando representan un poder del Estado. Además, reclamó a las personas "con cordura" de la carrera judicial ejercer mañana la "responsabilidad" que se les presupone como "titulares de un poder del Estado", al tiempo que subrayó que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) deberá adoptar las "medidas" que estime necesarias ante quienes acudan a la huelga que las asociaciones han convocado para el miércoles. A su juicio, las acusaciones que critican la falta de voluntad de diálogo del Ministerio de Justicia son "una broma de mal gusto" y la jornada de huelga supone una "degradación del sistema". No obstante, consideró que será "una minoría" la que secunde la huelga prevista para la jornada de mañana. En este punto, recordó que el órgano de gobierno de los jueces ya confirmó que no existía marco legal para esta movilización y defendió que había un clima, aunque no de pleno entendimiento, sí de "comunicación fácil" que prometía "un buen desarrollo" de las negociaciones entre las asociaciones y Justicia. En declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, Bermejo dijo vivir "negativamente" este anuncio por la "decepción de ver a titulares de poder del Estado en una actitud que no se corresponde con su responsabilidad". Como fiscal, reconoció tener "un plus de sabor amargo" porque "lo último que podía pensar era era ver a unos jueces en huelga". Dicho esto, preguntó a los convocantes "por qué ahora" han decidido convocar este paro teniendo en cuenta que el Gobierno actual es el que ha creado "más jueces, fiscales, secretarios y funcionarios" así como el que "más ha invertido en infraestructuras". Asimismo, admitió comprender el malestar existente en la Administración de Justicia porque no ha tenido "el gran impulso que debería haber tenido en estos 30 años", pero insistió en su rechazo a la respuesta de las asociaciones. "Puedo entender que compartamos diagnóstico y terapia", indicó el ministro, quien defendió que su departamento ha puesto encima de la mesa ofertas concretas y criticó que las asociaciones renunciaran en un primer momento a debatir mejoras salariales a corto plazo, y ahora hayan vuelto a tener la reivindicación retributiva como "uno de sus pilares" de protesta.