Jueces.- Las cuatro provincias gallegas se sumarán mañana a una huelga sin precedentes para pedir mejoras en la Justicia

Garantizan que los servicios mínimos acordados atenderán "lo urgente e inaplazable" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 (EUROPA PRESS) Jueces de las cuatro provincias gallegas --A Coruña, Lugo, Pontevedra y Ourense-- se sumarán mañana a una convocatoria de huelga sin precedentes en España para reclamar mejoras estructurales en la Administración de Justicia. Los jueces de A Coruña, Lugo y Pontevedra acordaron en juntas provinciales secundar el paro convocado, mientras que en la provincia de Ourense acudirán los magistrados que lo deseen a título personal. En declaraciones a Europa Press tras una junta de jueces celebrada hoy, el juez decano de Ourense, Antonio Piña, manifestó que acordaron "respetar" el derecho individual de hacer huelga y que "la protesta es legítima". De este modo, según la posición trasladada de los magistrados ourensanos, en los ámbitos rurales los jueces se muestran más favorables a secundar el paro, mientras que en las ciudades se dividen en un 50 por ciento. En concreto, en Ourense está prevista mañana la celebración de una rueda de prensa en la Audiencia Provincial para hacer una valoración de la jornada de huelga. También los magistrados de A Coruña convocaron una comparecencia ante la prensa con el fin de evaluar la incidencia de la movilización. Por su parte, el juez decano de A Coruña, Antonio Fraga, explicó a Europa Press que los servicios mínimos pactados atenderán "lo urgente e inaplazable", como celebración de matrimonios, licencias de enterramiento, procesos que requieran medidas cautelares, entre otras actuaciones. SERVICIOS MÍNIMOS Jueces y magistrados de la práctica totalidad de órganos judiciales de toda España están convocados a secundar la que sería la primera huelga de este colectivo en la historia. La protesta es respaldada por cerca del 20 por ciento de la Carrera Judicial, que apoyó la adopción de la medida en juntas de jueces celebradas el 21 de enero en sus respectivos territorios y por dos de las cuatro asociaciones a las que pertenece el 40 por ciento de la Judicatura (Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente). Ante la inhibición al respecto del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), jueces decanos, representantes de ambas asociaciones y de diferentes juntas acordaron en una asamblea en Madrid el establecimiento de unos servicios mínimos que calificaron de "responsables", especialmente para las situaciones en las que puedan "estar en juego" los derechos fundamentales. Así, entre esos servicios mínimos estará garantizada la atención a los recursos contencioso electorales y a las cuestiones de las juntas para no interferir en el proceso electoral gallego del próximo 1 de marzo, así como en el del País Vasco. También entre las actuaciones que no sufrirán retraso por la huelga está el Registro Civil de matrimonios y, en materia penal, la celebración de juicios con causa con preso y las diligencias de servicios de guardia que afecten a derechos fundamentales como entradas y registros o intervenciones telefónicas. Los jueces han convocado este paro como medida de presión para que el Ministerio de Justicia y el CGPJ acepten sus reivindicaciones, que pasan por un incremento retributivo, la adecuación del ratio de jueces al de la media europea y el no perder la agenda de los señalamientos (potestad que una reforma legal prevé asignar a los secretarios judiciales).