CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

La Policía detiene en Guadalupe a 50 manifestantes en protesta por los altos precios

  • Fort-de-France, 17 feb (EFE).- Al menos 50 personas que protestaban por la carestía de la vida en Point a Pete, capital de la isla antillana de Guadalupe, fueron detenidas el lunes por la policía, informó hoy una fuente oficial.

Fort-de-France, 17 feb (EFE).- Al menos 50 personas que protestaban por la carestía de la vida en Point a Pete, capital de la isla antillana de Guadalupe, fueron detenidas el lunes por la policía, informó hoy una fuente oficial.

Los manifestantes, que habían montado barricadas de piedras con la intención de bloquear las carreteras principales de acceso a la capital, fueron dispersados con gases lacrimógenos.

Al menos tres agentes de policía resultaron heridos por disparos de armas de fuego el lunes en la noche, según las autoridades.

Un líder sindical y varios manifestantes también resultaron heridos, según algunas versiones.

Las operaciones en el aeropuerto de la ciudad están suspendidas por la ausencia de personal, mientras que árboles derribados y vehículos destrozados obstaculizaban varias calles de Pointe-à-Pitre, el mayor pueblo de Guadalupe, después de una noche de enfrentamientos entre los manifestantes y la policía.

Los manifestantes levantaron barricadas y el primer ministro francés, Francois Fillon, advirtió que estas acciones eran ilegales y que las personas debían limitar su acción a la convocatoria de marchas o huelgas.

Las protestas por la carestía de la vida comenzaron en Guadalupe hace casi un mes y se han extendido hasta la isla Martinica, ambos territorios de Ultramar del Gobierno francés.

En Martinica la huelga general ha cumplido más de una semana y el lunes reunió a más de 2.000 personas.

Los manifestantes, la mayor parte de ellos negros, coreaban lemas como "¡Martinica es nuestra, no de ellos!" mientras se dirigían hacia la capital.

Muchos trabajadores se encuentran descontentos con el estado de la economía y la manera en que París ha manejado la situación.

Las tensiones podrían haberse visto intensificadas también por el hecho de que la elite blanca residente en Martinica, que forma cerca del uno por ciento del total de la población, controla la mayor parte de la industria de la isla.

La mayor parte de la población de la isla son trabajadores negros.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, llamó a los ministros de su Gobierno a formular medidas que sirvan para estimular y modernizar la economía de las islas.

El responsable francés de estos territorios, Yves Jégo, señaló que París está dispuesto a asistir a 25.000 familias necesitadas mediante la puesta en marcha de un nuevo programa para la reducción de la pobreza.

El nuevo plan financiará también la construcción de mil viviendas y proporcionará una inyección de 17 millones de dólares al sector agrícola.

Asimismo, Jégo aseguró que el precio del combustible bajará de forma inmediata.

Michael Monrose, uno de los organizadores de las manifestaciones, indicó que revisarán las propuestas de París y presentarán a su vez sus proposiciones.

"La huelga general continúa (...), la protesta no debe terminar", aseveró Monrose.

Un total de 150 agentes del orden fueron enviados por París para mantener la calma y la ley en las islas de Martinica y Guadalupe.

Los colegios, tiendas y gasolineras, así como oficinas públicas, permanecen cerradas en las dos islas, mientras los manifestantes exigen una reducción de precios y un incremento de los salarios.

Un intento de acabar la semana pasada con las huelgas fracasó, pese a que los empresarios de Martinica estuvieron de acuerdo en bajar un 20 por ciento los precios de un total de cien productos, incluidos alimentos.

El pasado 20 de enero Guadalupe inició un paro general que se ha extendido a Martinica y prácticamente ha paralizado las economías de ambas islas.