Lara espera que el Gobierno corrija su política para evitar la huelga general

  • Madrid, 21 abr (EFE).- El coordinador general de IU, Cayo Lara, ha confiado hoy en que el Gobierno "corrija" su política económica ante la crisis, lo que evitaría la convocatoria de una huelga general por parte de los sindicatos.

Ridao cree que Cataluña tiene un problema de "acomodo" con el Estado Español

Ridao cree que Cataluña tiene un problema de "acomodo" con el Estado Español

Lara espera que el Gobierno corrija su política para evitar la huelga general

Lara espera que el Gobierno corrija su política para evitar la huelga general

Madrid, 21 abr (EFE).- El coordinador general de IU, Cayo Lara, ha confiado hoy en que el Gobierno "corrija" su política económica ante la crisis, lo que evitaría la convocatoria de una huelga general por parte de los sindicatos.

Durante su intervención en el programa de Televisión Española "Tengo una pregunta para usted", Lara ha subrayado que su formación seguirá movilizándose para convencer al Ejecutivo de que, al buscar soluciones a la crisis, debe mirar "a los ojos de los trabajadores y no al bolsillo de los banqueros".

Tras definirse a sí mismo como "una persona absolutamente corriente", un campesino que está en política por un "compromiso" de "intentar ayudar a crear una sociedad más justa", ha asegurado que si se llega a convocar esa huelga, no debería ser la "clásica" que enfrente a trabajadores y empresarios.

Sería, ha explicado, una huelga contra los poderosos, contra quienes se han enriquecido durante los años de bonanza económica, y contra un Gobierno que "ha mirado para otro lado y ha dejado hacer".

Cayo Lara, quien ha tenido que responder a 12 ciudadanos, ha sido aplaudido por éstos cuando ha expresado su deseo de lograr una sociedad en la que quienes cuentan con las mayores fortunas tributen más y en la que todos puedan vivir "con dignidad".

El líder de IU ha dicho que hay que ser "radical" a la hora de luchar contra el aumento del paro y para lograr que no haya nadie que no perciba la prestación por desempleo, ya que no se puede permitir, a su juicio, que en una democracia avanzada se genere una desestructuración social a raíz de la crisis.

Ha tenido que responder también a preguntas sobre la situación interna de su formación y sobre la imagen del Partido Comunista, que ha dicho que "sigue plenamente vivo y vigente".

A este respecto, ha subrayado que si no tiene mayor representación parlamentaria es por la actual Ley Electoral, que hace que a IU cada escaño le cueste 487.000 votos, mientras que cada diputado del PSOE o del PP se consigue por sólo 66.000, y por ello ha aprovechado para reivindicar una vez más una reforma de esta norma, que permitiría a su formación contar con 14 diputados.

Y si Izquierda Unida tuviera esa representación en el Congreso, ha añadido, podría contribuir a "equilibrar la balanza" y conseguir más políticas de izquierdas.

Lara ha defendido la sanidad y la educación públicas y gratuitas, una sociedad laica y ha garantizado que su formación seguirá presentado propuestas en favor de los trabajadores, los autónomos y las pymes, muchas de las cuales trasladó ayer mismo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la entrevista que mantuvieron, aunque "desgraciadamente no me contestó de manera positiva".

Respecto a la sanidad, ha señalado que en España existen muy buenos profesionales, pero lo que hace falta son más recursos y menos privatizaciones de los servicios sanitarios.

Se lograrían más recursos, ha insistido, si se avanza hacia una ley fiscal progresiva que haga que tributen más quienes más dinero ganan.

Otros de los aspectos en los que se ha mostrado más rotundo es en la necesidad de separar de forma real y efectiva entre Iglesia y Estado y sacar la religión de las escuelas, porque "sin duda" es la mayor muestra de respeto que se puede hacer hacia los creyentes, y ha criticado que aún se financie a la Iglesia desde la Hacienda Pública.

Sobre la educación, ha apostado por evitar incrementar aún más los colegios concertados, porque conduciría a una educación "clasista", y también ha pedido que se abra un debate profundo sobre el proceso de Bolonia y que se garantice que nadie se queda "descolgado" de la educación por no disponer de recursos.