Los médicos de Burundi dejan de prestar atención médica de urgencias para reclamar una subida salarial

BUJUMBURA, 11 (Reuters/EP)

Los médicos de Burundi decidieron hoy dejar de proveer servicios de urgencias en el marco de la huelga que iniciaron hace dos meses para reivindicar un aumento salarial. El sindicato médico ha advertido de que la suspensión de los servicios de emergencia podrían provocar la muerte de 360 personas al día.

"Mi gran preocupación es que hay personas en estado crítico que pueden perder sus vidas", dijo Novat Twungubumwe, director de un hospital de Bujumbura. Burundi cuenta con apenas dos centenares de médicos, los cuales cobran menos de cien dólares (73 euros) mensuales. El Gobierno ha ofrecido al gremio incrementar los sueldos en un 150 por ciento, pero el sindicato sigue reclamando que los salarios aumenten hasta los 1.000 dólares (730 euros).

El portavoz del Ejecutivo, Philipe Nzobonariba, dijo que la huelga es "un sabotaje contra la decisión del Gobierno de ofrecer atención médica gratuita a las madres que dan a luz y a los niños menores de cinco años". "Queremos decir a los doctores que serán responsables de cualquier muerte", añadió Nzobonariba. Muchos funcionarios burundeses están descontentos con sus sueldos. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han sugerido que el país necesita incrementar sus ingresos para subirles el salario a los empleados públicos.