Los servicios sanitarios controlan el estado de salud de Manuel Paraíso, en huelga de hambre por impago

SEVILLA, 22 (EUROPA PRESS)

Los servicios de emergencias sanitarias de Sevilla se han presentado hoy en el edificio de viviendas ubicado en el número 2 de la calle Florencio Quintero de la barriada sevillana de la Macarena, para controlar el estado de salud del trabajador Manuel Paraíso, que se encuentra encadenado en este inmueble y en huelga de hambre desde el pasado 21 de mayo, en señal de protesta por el impago por parte de la constructora.

Según señaló a Europa Press el propio Paraíso, el 061 le ha tomado mediciones de niveles de azúcar y del estado físico en general. En este sentido, manifestó sentirse "bien" y "con fuerzas para aguantar otros veinte días, si fuera necesario".

El trabajador añadió que, hasta el momento, ningún tipo de autoridad se ha presentado en el lugar de los hechos para tratar de deponer su actitud, iniciada tras la última reunión mantenida con la promotora, en la que "no se dieron soluciones", puesto que la intención de la propiedad es ahora la de rescindir contrato con la constructora Pevisa --supuestamente implicada en el impago-- y contratar a otra constructora para que finalice el trabajo restante.

Por ello, Paraíso optó por encerrarse dentro del portal del bloque de edificios, encadenándose e iniciando una huelga de hambre que, asegura, mantendrá hasta que se le pague la cantidad que se le adeuda, y que asciende aproximadamente a unos 17.000 euros.

El trabajador propuso que de una cantidad económica que, según le han informado, la promotora tiene retenida, se acometa el pago. Por lo demás, la propiedad ha denunciado la ocupación de Paraíso, que concluyó señalando que sus compañeros han abandonado la concentración "porque tienen que seguir trabajando, ya que si no su empresa se irá al garete".

VERSIÓN DE LA CONSTRUCTORA

Por parte de la constructora, el gerente de Pevisa, José Villarán, ya explicó a Europa Press que va a dirimir el asunto por vía contenciosa, puesto que va a interponer una demanda para la reclamación de la cantidad a los promotores por vencimiento de pago. En este sentido, el constructor negó la existencia de impagos, puesto que "lo único existente es la devolución de un pagaré a un pintor, que le fue cambiado por dinero en metálico".

Asimismo, dio cuenta de la no terminación de los trabajos y la consiguiente liquidación, señalando que tiene documentación para refutar "todas" las acusaciones que desde el colectivo de trabajadores encerrados se están formulando en su contra.

El promotor de las viviendas, Jaime Quintero, también aseguró por su parte a Europa Press que está al día de los pagos con el constructor. "Somos los principales interesados en acabar con el problema, porque queremos recibir nuestros pisos. Pero no es responsabilidad nuestra, ya que hasta ahora hemos pagado todo lo que nos ha reclamado el constructor", comentó Quintero.