Los sindicatos del metal advierten de que están "preparados para un conflicto largo"

Dicen que "los hooligans y los radicales están en las asambleas de empresarios" y reclaman un "convenio justo y digno"

VIGO, 20 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos del sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra advirtieron hoy a la patronal de que están "preparados para un conflicto largo" y acusaron a los empresarios de mantener una "postura caciquil".

En una asamblea celebrada en la Praza do Rei ante unos 2.000 manifestantes, el representante de CC.OO., Ramón Sarmiento, lamentó que "la patronal está marcando el ritmo de la negociación" y alertó a los trabajadores de que los empresarios están "esperando a que cometan un error". "Hemos constatado que los hooligans y los radicales están en las asambleas de empresarios", apostilló.

Sarmiento insistió en que los trabajadores son capaces de "aguantar" y restó importancia a las manifestaciones de algunos empresarios en las que apostaban por un "cierre patronal". Según este sindicalista, "no se van a atrever".

El portavoz de CIG-Metal, Miguel Anxo Malvido, reiteró que los sindicatos mantendrán su posición "por un convenio justo y digno" y subrayó que siguen "dispuestos a negociar", aunque instó a los empresarios a hacer una propuesta "justa y digna".

Malvido criticó a la patronal por cuestionar el derecho de huelga de los trabajadores y recordó que son los empresarios "caciquiles" los que "incumplen el convenio".

Por su parte, el portavoz de UGT, Diego Atanes, reconoció que, con la negociación del convenio paralizada, "no se puede ser optimista" y recalcó que "los empresarios son los únicos culpables de la actual situación". "No nos pueden acusar de vándalos, cuando damos un ejemplo a los demás trabajadores", aseveró.

CORTE DE TRÁFICO

Los manifestantes recorrieron las calles del centro de la ciudad, donde realizaron cortes de tráfico y ocuparon las sedes de cuatro entidades financieras en el centro de Vigo para "criticar que la banca usa el dinero de todos para sanearse, mientras niega el crédito a los trabajadores".

Los huelguistas se desplazaron posteriormente a la Plaza do Rei, donde mantuvieron una asamblea, y después se dirigieron a la zona de As Travesas, donde cortaron el tráfico en la Plaza de América y en la salida de la circunvalación.