Los sindicatos franceses calculan que han salido a la calle 3 millones de personas en más de 200 manifestación

PARIS, 19 (EUROPA PRESS) Un total de tres millones de personas han desfilado por las calles de toda Francia en las 229 manifestaciones convocadas en protesta por la política gubernamental frente a la crisis y para reclamar medidas en defensa del empleo y el poder adquisitivo, según los datos de la Confederación General del Trabajo (CGT). De ser así, las centrales sindicales habrían cumplido su objetivo de superar la movilización récord lograda el pasado 29 de enero en el primer gran pulso al presidente francés, Nicolas Sarkozy, tras el estallido de la crisis económica. Fortalecido por el éxito de la jornada, el secretario general de la CGT, Bernard Thibault, advirtió al Gobierno de que tendrá que ceder a las reivindicaciones de los trabajadores porque de lo contrario se arriesga a radicalizar el ambiente social. "Si se rechaza reconocer que el uso de este derecho es suficiente, no habrá que sorprenderse de que otros pretendan utilizar otros medios de expresión", alertó el sindicalista. El portavoz del Ejecutivo, Luc Chatel, reiteró por su parte que las medidas sociales acordadas por Sarkozy tras la reunión celebrada con los agentes sociales el pasado 18 de febrero se pondrán en marcha "rápidamente" a partir de abril y escalonadas hasta el mes de junio. "Es por lo tanto una verdadera respuesta a la inquietud de los franceses sobre el poder adquisitivo", dijo. La jornada de huelga general que vive hoy Francia se ha visto marcada por una fuerte movilización en las calles y una limitada incidencia de los paros, que están teniendo un seguimiento menor que en la anterior convocatoria sindical del pasado 29 de enero. En París, la manifestación que salió poco antes de las 15.00 horas desde la Plaza de la República congregó, según la Prefectura de Policía, a unas 85.000 personas, cuando en enero fueron 65.000. En la cabecera de la misma se podía leer una pancarta con el eslogan 'Juntos frente a la crisis, defendamos el empleo, el poder adquisitivo y los servicios públicos'. Mientras, en Marsella, donde los organizadores han tenido que modificar incluso el trayecto de la marcha ante la cantidad de manifestantes, salieron a las calles unas 320.000 personas, según los sindicatos, unos 30.000 según cifras de la Policía. En todo caso, se trata de una participación mayor que la del pasado enero.