Los sindicatos profesionales de la Administración estudian movilizaciones conjuntas para pedir mesas sectoriales

Las centrales sanitarias prevén una reducción del 15% de contratación y acusan al Principado de ningunearlos apoyándose en CC.OO y UGT

OVIEDO, 15 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos de médicos (Simpa), enfermeros (Satse), auxiliares de enfermería (SAE) y de personal de la Administración autonómica asturiana (Usipa) informaron hoy de que se están produciendo negociaciones entre las organizaciones profesionales del personal público del Principado para desarrollar movilizaciones colectivas en defensa de las mesas sectoriales de Salud, Justicia, Enseñanza y Administraciones Públicas.

Asina lo informaron en rueda de prensa José Luis Sánchez (Simpa), Francisco Menéndez (Usipa), María José Fernández (SAE) y Margot Marqués (SAE). Los cuatro anunciaron ante los medios su intención comenzar a movilizarse para exigir la mesa sectorial de sanidad, y para criticar el acuerdo de creación de unidades de gestión clínica, firmado únicamente por CC.OO y UGT, que según los convocantes representan al 36% de los trabajadores del sector. Denunciaron que dicho acuerdo supondrá una reducción del 15% de la contratación del Sespa en 2009.

Según explicó Sánchez, "dentro de poco habrá información sobre posibles movilizaciones", a las cuales, dio a entender que probablemente se unan los sindicatos profesionales de Educación, Justicia y Administraciones Publicas, sectores del personal público en los que también se demanda la creación de mesas sectoriales. Actualmente, la gestión de todas estas áreas se dirime en la la Mesa General de la Función Pública. El representante de Simpa explicó que en este momento se están produciendo negociaciones en este sentido.

"NIGUNEAR"

Los sindicatos médicos y enfermeros formularon la misma crítica que los de enseñanza, en referencia a la ausencia de una mesa sectorial: que la Administración los ningunea, y culpan de ello a la consejera de Administraciones Públicas, Ana Rosa Migoya.

Según explicó Menéndez, "hay que convocar la mesa sectorial ya", porque explicó que en las condiciones actuales, a los sindicatos profesionales del sector "no se les informa ni se les tiene en cuenta para nada". Entre los puntos en los que denuncian ausencia de información o "ninguneo", incidió en dos. En primer lugar, señaló el acuerdo de creación de las unidades de gestión clínica, "que va suponer un recorte del gasto en contratación del 15% y que conllevará cambios importantísimos para los trabajadores". El mismo fue aprobado por el Gobierno con la firma favorable de Comisiones Obreras y UGT.

Por otro lado, señaló la apertura del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que va incorporar menos camas y en cuyo traslado "hay afectados 1.000 puestos de trabajo con los que no se sabe que va a pasar".

Margot Marqués, del Satse, tiene claro que si se les "ningunea", es precisamente un castigo por no firmar el mencionado acuerdo, que supone "una carta blanca al Gobierno para hacer lo que quiera con los trabajadores". A esto, añadió su compañera María José Fernández (SAE) que estos cuatro sindicatos "no van a ser ninguna pata de apoyo para el Gobierno" como, desde su punto de vista, sí lo son CC.OO y UGT.

Los cuatro coincidieron en que el plan firmado en diciembre supone la desaparición "de todos los derechos que hasta ahora tenían los trabajadores del sector" y criticaron los procedimientos de contratación actuales.

Para Sánchez, la sanidad pública asturiana "se está deteriorando a pasos agigantados". "Somos la única comunidad autónoma en la que sobran médicos, cuando en todas las demás se necesitan, y ahora nos dicen que para el nuevo HUCA contratarán nuevo personal cuando anuncian una rebaja del presupuesto de contratación", señaló. Insinuó, en este punto, que ese nuevo personal se irá a buscar a terceros países.

Los cuatro sindicatos anunciaron el inicio de una ronda de asambleas informativas por los siete hospitales de Asturias, que comenzará el próximo lunes, 18 de mayo en Cangas del Narcea, y que concluirá el 27 de mayo en el Hospital Valle del Nalón (Langreo). Posteriormente, prevén movilizaciones en forma de manifestaciones y concentraciones, si bien, Sánchez no descartó la huelga.