Los trabajadores de Povisa volverán a la huelga a partir del 8 de junio si no hay acuerdo en la negociación colectiva

Piden a la Xunta y a las aseguradoras privadas que insten al hospital a cumplir con la asistencia sanitaria

VIGO, 28 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores del hospital vigués de Povisa, que mantienen hoy su cuarta jornada de paro por el convenio colectivo, volverán a la huelga a partir del próximo día 8 de junio si antes de llegar a esa fecha no se ha logrado un acuerdo con la dirección del hospital.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta del comité de empresa, Consuelo Martínez, esperó que, a partir de mañana --la última de las cinco jornadas de paro de la convocatoria actual--, la empresa "aproveche" el tiempo que le queda por delante, antes de la ampliación de la huelga, para llamar a los representantes de los trabajadores y entablar negociaciones. De no conseguirse un acuerdo, el paro se retomará, durante otras cinco jornadas, a partir del día 8.

En todo caso, la próxima semana se celebrarán diversas movilizaciones y, además, los trabajadores se dirigirán a los ayuntamientos de Vigo, Gondomar, Baiona, Nigrán, Gondomar, Cangas y Moaña, --que tienen pacientes en Povisa debido al concierto con el Servizo Galego de Saúde-- para pedirles que exijan a la Consellería Sanidade que el hospital respete sus obligaciones y preste la atención sanitaria correspondiente, ya que "un problema laboral no puede suponer el incumplimiento del concierto". Así, demandarán exponer la situación en los plenos de las corporaciones locales.

Con el mismo objetivo de exigir que se garantice la atención, acudirán a las compañías aseguradoras privadas que trabajan con Povisa.

Finalmente, también presentarán denuncias ante las consellerías de Sanidade, Traballo y Educación, ante las dos primeras para que "cumplan sus responsabilidades" en torno al conflicto; y a la tercera para que impida que el alumnado de la Escuela de Enfermería y de FP --auxiliares-- sea utilizado como "esquirol" durante el paro.

ACTIVIDAD

En cuanto a la actividad en el centro hospitalario, además de la suspensión de operaciones y de consultas, donde "todos los médicos" han tenido que cancelar alguna cita por carecer de historiales de pacientes, Martínez destacó que las máquinas de diálisis dejaron de funcionar por falta de personal de mantenimiento, que "la empresa no quiso" ubicar, por lo que finalmente hubo que llamar a otros técnicos.

Finalmente, tras reiterar las "irregularidades" detectadas en los servicios mínimos del hospital, denunció que la Inspección de Trabajo está "desaparecida" desde que Povisa se negó a negociar --con la mediación de la autoridad laboral-- mientras continuase el paro.

Por ello, lamentó que las administraciones, tanto la Xunta como Inspección, consideren "más importantes los problemas de Citroën o del naval que la salud de los ciudadanos".