Los trabajadores del metal protestan en Vigo y advierten de que mañana habrá "sorpresas"

  • Vigo, 6 may (EFE).- Unos 15.000 trabajadores del sector metalúrgico, según los convocantes, participaron hoy en una manifestación en Vigo para presionar a la patronal y representantes sindicales advirtieron que mañana, coincidiendo con la segunda jornada de huelga, habrá "sorpresas" en las calles.

Vigo, 6 may (EFE).- Unos 15.000 trabajadores del sector metalúrgico, según los convocantes, participaron hoy en una manifestación en Vigo para presionar a la patronal y representantes sindicales advirtieron que mañana, coincidiendo con la segunda jornada de huelga, habrá "sorpresas" en las calles.

La protesta de los trabajadores del sector del metal, que se desarrolló sin apenas incidentes, colapsaron durante toda la mañana los viales estratégicos de la ciudad viguesas, provocando retenciones de tráfico y grandes atascos en las calles Urzaiz, Gran Vía, Avenida de Madrid, Camelias y en las plazas de España y de América.

Piquetes vigilaron durante la mañana que ningún astillero registrara actividad, aunque también obstaculizaron el trabajo en fábricas de polígonos empresariales de O Porriño, Mos y Ponteareas.

Parte de los huelguistas confluyeron hacia la plaza de España, donde participaron en una gran sentada para protestar por la falta de receptividad de la patronal.

En la plaza de España se registraron algunos incidentes, como el intento de una mujer, que estaba al volante de su vehículo, de traspasar pasar el cordón formado por los manifestantes.

Un autobús urbano tuvo que hacer una parada improvisada para que los pasajeros pudieran huir del tráfico, mientras que uno de los manifestantes, que llevaba una motosierra, asustó con actitud amenazadora a algunos transeúntes haciendo ruido.

En la plaza de América, una mujer embarazada que conducía un vehículo comenzó a notar contracciones y los huelguista la dejaron seguir adelante, aunque esa suerte no la corrieron el resto de conductores que tuvieron que aguardar con paciencia la conclusión de la manifestación.

Tras recorrer y colapsar el centro de la ciudad durante unos cuatro horas, los trabajadores participaron en una asamblea informativa en la plaza do Rey, en la explanada del Ayuntamiento de Vigo.

Allí, los representantes sindicales felicitaron a los trabajadores por el comportamiento más o menos pacífico mantenido durante la protesta y se limitaron a advertir que mañana habrá "sorpresas" en la calle y a dar consignas para que lleven bocadillos y bebidas para una jornada de huelga larga.

El responsable del metal de CIG, Antolín Alcántara, advirtió que de nuevo la protesta en la calle será "dura", pero señaló que, gracias a la capacidad de movilización del el sector, "derrotaremos" a la patronal, dijo.

Rechazó la actitud de los empresarios y defendió la "justicia" y la "dignidad" de los trabajadores del metal que se niegan a aceptar una prórroga del convenio colectivo, así como una congelación salarial.

Por su parte, el representante de CCOO, Ramón Sarmiento, animó a los trabajadores a hacerse notar "más" mañana para que a la patronal se le pase la "sordera" que tiene en la negociación del convenio colectivo.

En la misma línea se mostró el responsable de UGT, Diego Atanes, quien aseguró que el paro en el sector fue "total", una observación compartida por otro representante del metal de CIG, Miguel Anxo Malvido, quien subrayó que más de 2.000 empresas han estado sin actividad durante la jornada de hoy.

Después de esta primera y multitudinaria protesta en la calle, los huelguistas volverán a salir mañana para denunciar lo que consideran parálisis en la negociación del convenio, un paro que afecta a unas 27.000 personas en la provincia de Pontevedra.