Sindicatos denuncian que la dirección de Povisa se niega a negociar mientras continúe la huelga

Aseguran que el hospital está "empezando a colapsarse" y recuerdan que "no funciona sólo con médicos"

VIGO, 27 (EUROPA PRESS)

La dirección del Hospital Povisa de Vigo comunicó hoy al comité de huelga que no negociará mientras continúe el paro del personal con motivo del convenio colectivo, según explicaron a Europa Press fuentes sindicales, quienes recordaron que tanto los representantes de los trabajadores como la empresa se habían comprometido ayer a aceptar la mediación en el conflicto de la Inspección de Trabajo.

"Ahora no nos podemos fiar de la empresa, que había dicho que estaba dispuesta a negociar --con la mediación-- y ahora dice que no se reúne", lamentó la presidenta del comité de personal, Consuelo Martínez. Asimismo, incidió en que "es la dirección la que tiene en su mano" abrir la negociación, con vistas a poder poner fin al conflicto, y aseguró que no se va a cancelar la huelga, convocada hasta el viernes.

Así, debido a la continuidad del paro, que mantiene hoy su tercera jornada, auguró un "recrudecimiento de las protestas". Los trabajadores en huelga se han concentrado en la planta baja del centro médico y celebrarán una asamblea informativa para dar cuenta de la posición de la empresa. Posteriormente, harán el control de la entrada del turno de tarde, a las 14.00 horas, celebrarán una nueva asamblea a las 15.00 horas y, tras este encuentro, se movilizarán por el entorno de Povisa.

Por otra parte, también criticó que la empresa "se había comprometido" a que hoy no hubiese presencia policial en el hospital, sin embargo, a primera hora de la mañana, estaban presentes efectivos de las fuerzas de seguridad, que no dejaban acercarse a los piquetes de huelguistas para realizar el control de los servicios mínimos, aunque no se han producido incidentes. Según denunció, a día de hoy, la empresa "sigue aumentando" estos mínimos.

"COLAPSO"

En cuanto al seguimiento de la huelga, convocada por CIG, CC.OO., UGT y SGPS, sin el apoyo del sindicato médico O'Mega, es "cada día mejor", cercano al 100 por cien, precisó.

Así, explicó que, pese al incremento de servicios mínimos, el centro está "empezando a colapsarse" con problemas con la ropa sucia, en algunos quirófanos donde se han tenido que suspender intervenciones, sin salida de historias clínicas y con retrasos en varios servicios. "El hospital no funciona sólo con médicos", recordó Martínez.