Trabajadores de Cycobask de Irun (Gipuzkoa) inician mañana una huelga ante las "ridículas propuestas" de la empresa

SAN SEBASTIAN, 27 (EUROPA PRESS)

La compañía electrónica especializada en circuitos impresos Cycobask, ubicada en Irún (Gipuzkoa) y perteneciente al grupo catalán Eurocir, iniciará mañana una huelga indefinida tras las "ridículas propuestas" ofrecidas los trabajadores en la reunión celebrada hoy entre el comité de empresa y la Dirección.

El Comité de Empresa de Cycobask denunció, a través de un comunicado, que la Dirección de la Empresa "se ha limitado a ganar tiempo" y que pretende "aprovechar la mano de obra del personal en activo para lograr fabricar pedidos por valor de 600.000 euros antes de presentar al Juzgado de lo Mercantil el concurso de acreedores con propuesta de liquidación inmediata".

La empresa entrará en suspensión de pagos la "última semana de este mes o la primera de junio", medida que "afectará a un colectivo de 57 trabajadores y traerá como consecuencia, muy probablemente el cese de la actividad a corto plazo".

El colectivo de trabajadores exige a los propietarios una indemnización acorde a los beneficios que la empresa ha obtenido a lo largo de los años". En ese sentido, criticó que la empresa, en vez de invertir los citados beneficios, "desvió la riqueza hacia el mercado asiático donde la mano de obra es mucho más barata", al tiempo que denunció que pretende "en última instancia corra a cargo del Fondo de Garantía Salarial".

Cycobask, que además de componentes electrónicos para vehículos, fabrica también circuitos impresos para teléfonos y electrodomésticos, fue adquirida en 1999 por Eurocir, que cuenta en Lezo con otra empresa, Euskocir, dedicada a la producción de material eléctrico para controles numéricos, denunció que según la propiedad la situación de esta compañía se debe a "la situación del mercado y la caída de pedidos" que han "conllevado a acumular unas pérdidas que imposibles de soportar".

La empresa, perteneciente al grupo Eurocir cuya sede está en Barcelona donde tiene otra empresa dedicada también al circuito impreso, presentó el pasado mes de enero un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de carácter temporal por seis meses, que afectará a la mitad de su plantilla, formada por 47 trabajadores.

El comité de empresa denunció que a partir del 2007 la fábrica del grupo Eurocir en Barcelona se ha venido "apropiando de la cartera de clientes de Irún", lo que ha conseguido que la facturación mensual de Cycobask "caiga a la mitad de lo que habitualmente suele ser".

Asimismo, explicó que según la propiedad "no es descartable que la empresa de Barcelona entre en concurso dentro de dos meses" puesto que su situación es también "de pérdidas". También destacó que el último cuatrienio la nómina de trabajadores ha descendido "de 800 trabajadores, 600 en Barcelona y 200 en Irún", a unos "200 entre las dos empresas y que han llevado a cabo mediante sucesivos EREs".

Por otro lado, censuró que tanto la planta de Irún como la de Barcelona han "gozado de subvenciones y lo siguen haciendo", tanto del Gobierno vasco como de la Generalitat de Cataluña. Frente a ello, pidió a estas instituciones que "reconsideraran la situación de estas empresas antes de destinar dinero público que al final no se sabe que se destina".