Trabajadores de la recogida de basura de Vigo convocan a una huelga indefinida a partir del día 27

Responsabilizan al Ayuntamiento por el incumplimiento de la jornada y protestan contra la "rebaja salarial" de la empresa

VIGO, 17 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores del servicio de limpieza de la ciudad y de recogida de residuos orgánicos, una concesión municipal que desarrolla la empresa FCC, han convocado una huelga indefinida en rechazo a la oferta de la compañía de "rebaja" salarial en la negociación del convenio y para reclamar al Ayuntamiento de Vigo el cumplimiento de las condiciones de la jornada laboral.

Según explicó hoy el presidente del comité de empresa de FCC, Rufino Santalices, la convocatoria de huelga ya ha sido remitida a la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, a la Delegación de la Consellería de Traballo, al Ayuntamiento y a la empresa, y comenzará a las 6.00 horas del día 27 de abril. La movilización afectará a la limpieza diaria de las calles de la ciudad y a la recogida de contenedores de residuos orgánicos (los de color verde). Además, FCC también se encarga de la limpieza de playas, aunque estas tareas no comienzan hasta el 15 de mayo.

En todo caso, Santalices explicó que los trabajadores son los primeros interesados en evitar el paro, por lo que se mostró abierto al diálogo para intentar llegar a una solución. El representante de la plantilla aseguró que la cuestión de la jornada es una condición irrenunciable, puesto que ya les correspondía con el anterior convenio, y apuntó que tampoco estarán dispuestos a que la empresa "rebaje los salarios entre un 7 y un 10 por ciento".

Por ello, aseguró que se trata de un problema por el que "los dos organismos (Ayuntamiento y empresa) se tienen que sentar a negociar para llegar a un acuerdo". Así, afirmó que a los trabajadores "no les queda más remedio que ir a la huelga" para conseguir sus objetivos, sobre los que aseguró que "no son un capricho". Según añadió, la plantilla está formada por unos 370 efectivos y el salario base ronda los 1.000 euros.

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, consideró que el conflicto es un problema entre la empresa y los trabajadores e instó a las partes a que "no dejen de negociar", para así evitar que la ciudad se vea sometida a una huelga en los servicios de recogida de basura. En cuanto a la reivindicación sobre las ampliaciones de servicio, el regidor socialista evitó "entrar en debate" con el comité de empresa, y volvió a instar a la firma y a los trabajadores a que negocien.

CONFLICTO

El presidente del comité denunció que, en las negociaciones con la empresa sobre el convenio colectivo para este año, FCC presentó una oferta "inamovible" que supondría bajar los sueldos "entre un 7 y un 10 por ciento", dependiendo de las categorías. En este sentido, aseguró que los trabajadores no aceptan que se les rebaje "cuando FCC no es una empresa en crisis y tiene beneficios de cientos de millones de euros".

En cuanto al problema de la jornada laboral, reside en el "incumplimiento" del anterior convenio colectivo --cuya vigencia terminó a 31 de diciembre de 2008-- puesto que en él figura una ampliación del servicio por el que la plantilla trabajará de lunes a viernes, descansando el sábado. Sin embargo, actualmente los empleados trabajan de lunes a sábado y libran un día durante la semana.

Santalices explicó que el Ayuntamiento de Vigo no ha aprobado las ampliaciones del servicio, que se realizan para ajustar la actividad de limpieza a los incrementos derivados de la ejecución de humanizaciones y nuevas áreas en la ciudad que antes no existía.

Así, precisó que mediante estas ampliaciones, acordadas entre empresa, Ayuntamiento y trabajadores, se articularía la jornada laboral en horario de lunes a viernes y que, según lamentó, ya debería estar aplicándose. Además, explicó que este ajuste serviría para crear empleo, puesto que haría falta aumentar la plantilla para el turno de fin de semana.

Santalices responsabilizó al Ayuntamiento de esta situación puesto que, según añadió, todavía no ha aprobado las ampliaciones y, por tanto, no se puede aplicar el nuevo horario. Sin embargo, pese a que se han puesto en contacto en varias ocasiones con ellos, aseguran que desde el último año, los responsables del área de Limpieza --que actualmente lleva la edil Raquel Díaz-- "pasan olímpicamente" y no les han recibido.