Tribunales.- Tussam reclama daños y perjuicios a ASC por la "jornada ilegal de huelga encubierta"

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS) La directiva de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) ha interpuesto ante el Juzgado de lo Social número nueve un conflicto colectivo contra la Agrupación Sindical de Conductores (ASC), a la que reclama "daños y perjuicios" por las consecuencias de la "jornada ilegal de huelga encubierta" celebrada el pasado 18 de noviembre de 2008 con la baja masiva de unos 400 empleados a cuenta del suicidio del conductor José Luis Alonso Falcón, uno de los ocho conductores expedientados y acusados en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 13 por los actos vandálicos de la huelga de 2007. El abogado de ASC, Ernesto Povedano, informó a Europa Press de que tras interponer la directiva de Tussam el citado conflicto colectivo, paralelo a las demandas interpuestas por el sindicato contra las sanciones de suspensión de empleo y sueldo dictadas sobre los cuatro supuestos promotores de esta "jornada ilegal de huelga encubierta", la citada instancia judicial ha fijado una vista oral para el 27 de marzo, cuando habría de resolverse la reclamación de la dirección de Tussam. Recientemente, un encuentro celebrado en el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (Cemac) entre la directiva de Tussam y los cuatro trabajadores sancionados con seis meses de suspensión de empleo y sueldo como "promotores" de esta "jornada ilegal de huelga encubierta" concluía sin acuerdo, lo que obligaba a ASC a mantener las demandas interpuestas por la vía Social contra tales medidas disciplinarias. Los juzgados de lo Social número seis y número once, en ese sentido, han fijado para el 24 de marzo y el 29 de octubre respectivamente las vistas orales correspondientes a las denuncias formuladas por el sindicato contra las sanciones impuestas por Tussam a los conductores Antonio Núñez y Carmina Álvarez, dos de estos cuatro empleados. JORNADA "ILEGAL" DE HUELGA El conflicto deriva de la "jornada ilegal de huelga encubierta" protagonizada por unos 400 empleados de Tussam el pasado 18 de noviembre de 2008, cuando estos empleados no asistieron a sus puestos de trabajo amparándose en bajas médicas solicitadas por el supuesto 'shock' ocasionado en la plantilla por el suicidio del conductor José Luis Alonso Falcón, que a su vez era uno de los ocho conductores de Tussam expedientados y acusados en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 13 a cuenta del sabotaje y los actos de vandalismo perpetrados sobre la flota de autobuses precisamente en la huelga de la primavera de 2007. Los cuatro trabajadores sancionados con seis meses de suspensión de empleo y sueldo fueron considerados por la directiva de Tussam como autores de una "falta muy grave", mientras el resto de protagonistas de esta baja masiva, cabe recordarlo, ha sufrido la retirada de la percepción salarial correspondiente a aquella jornada en lo que a su salario se refiere, lo que constituye la segunda medida disciplinaria consumada por la directiva de Tussam ante este caso.