Un sindicato denuncia que Metro ha despedido a 300 vigilantes de seguridad privada, un 20% del total

Critican que las cuentas de la empresa ya preveían 12 millones para estos trabajadores que ahora "se derivan no se sabe dónde"

Denunciarán los hechos ante los ministerios de Trabajo y del Interior por la "desprotección" en que quedarán trabajadores y usuarios

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El sindicato Alternativa Sindical de Trabajadores de Seguridad Privada denunció hoy que Metro de Madrid ha avisado a cinco de las empresas de seguridad que tiene subcontratadas de su intención de reducir en 300 efectivos los agentes que vigilan sus instalaciones, lo que supone un 20 por ciento del total de la plantilla ocupada en este fin.

Mediante un comunicado, el sindicato indicó que "la Dirección de Seguridad de Metro de Madrid, mediante llamada telefónica a las cinco empresas de seguridad que prestan servicio en el suburbano, ha reducido el número de los vigilantes que prestan servicio en el Metro en más de 300 efectivos de un día para otro, lo que supone una reducción del 20 por ciento del total de aproximadamente 2.000 vigilantes" que trabajan para la compañía.

Según ellos, el coste mensual que se reduce con esta medida "es de poco más de un millón de euros que ya habían sido aprobados y, por tanto, necesarios para garantizar la seguridad de los ciudadanos, los propios empleados y del resto de personal de seguridad". Además, criticaron que "esos doce millones de euros que se ahorra el Consorcio de Transportes no se sabe dónde irán a parar, a pesar de tener que estar todo firmado, probado y registrado en el Ministerio del Interior".

Para la asociación, el Metro de Madrid "continúa siendo uno de los centros de trabajo con más conflictos de la Comunidad --agresiones, enfrentamientos entre bandas latinas, abusos sexuales, vandalismo, grafiteros, suicidios, robos--", unos datos que, "aunque no salgan en ninguna estadística, los sufre el personal de seguridad día a día".

De hecho, según el colectivo "la reciente ampliación de la plantilla en 36 vigilantes para tres de las nuevas estaciones donde hay enfrentamientos de bandas latinas, o el medio millar de intervenciones que el personal asignado al grupo de carteras contabilizó en un mes son ejemplos claros sobre la conflictividad del suburbano y de la necesidad de aumentar la seguridad existente".

"Ante esta decisión política de búsqueda presupuestaria recortando de la seguridad de los ciudadanos y, por ende, a los trabajadores que estamos en Metro nos queda la indignación y la falta de sensibilidad de los responsables de seguridad del Metro y de quien haya partido tan absurda decisión, máxime cuando se trata de algo ya presupuestado", afirmaron en su comunicado.

Por todo ello, Alternativa Sindical de Trabajadores de Seguridad Privada denunciará ante el Ministerio de Trabajo y el del Interior a la Dirección de Seguridad de Metro de Madrid por "los continuos incumplimientos de la Ley de Seguridad Privada y el grave riesgo en el que deja al personal asignado, ya que reduce de forma drástica el número de efectivos aumentando los tiempos de auxilio ante cualquier conflicto y por extensión a las personas y bienes que protegidos".