Una huelga interrumpe los servicios y transportes en Grecia

Una huelga interrumpe los servicios y transportes en Grecia

Una huelga interrumpe los servicios y transportes en Grecia

Etiquetas

ATENAS (Reuters) - Cientos de miles de griegos se sumaron a una huelga nacional el jueves para protestar por los salarios bajos y el recorte de empleos, interrumpiendo el tráfico y obligando al cierre de servicios.

Los vuelos a y desde Grecia iban a sufrir previsiblemente suspensiones durante horas, y los bancos y colegios cerrarán durante 24 horas de paros convocados por sindicatos públicos y privados que representan a la mitad de los cinco millones de población activa del país.

Es la segunda huelga nacional contra el Gobierno conservador desde que la policía disparó contra un adolescente en diciembre, lo que generó los peores disturbios en décadas, alimentados por la profunda recesión que vive el país.

"Tenemos plena participación", dijo Stathis Anestis, portavoz de la federación de sindicatos del sector privado GSEE. "Los trabajadores quieren que la política (del Gobierno) cambie. Quienes crearon la crisis tienen que pagar por ella, no los trabajadores".

Los controladores aéreos iban a abandonar sus puestos durante cuatro horas a media tarde, suspendiendo todos los vuelos salvo los de emergencia. La aerolínea estatal Olympic ha cancelado 140 vuelos nacionales e internacionales, mientras que su rival Aegean Airlines ha cancelado 50 nacionales.

Los conductores de autobuses de Atenas dejaron de trabajar durante tres horas antes de la hora punta de la mañana y tenían previstos más paros por la noche. Algunos trenes intercity fueron cancelados.

La huelga también afectó a los ministerios, oficinas públicas y hospitales. Las embarcaciones no salían de los puertos, mientras que los periódicos y las cadenas cerraron durante el día.

El Gobierno del primer ministro, Costas Karamanlis, lanzó un paquete de apoyo a la banca por 28.000 millones de euros en enero, pero la enorme deuda y los problemas fiscales han impedido que los conservadores en el poder den algo de ayuda a los más empobrecidos.

El Gobierno, que tiene mayoría parlamentaria por un escaño, se ha visto sacudido por escándalos y violencia prácticamente a diario, con artefactos caseros y los ataques incendiarios contra edificios gubernamentales y empresas.

También ha anunciado una congelación de los salarios de los funcionarios e impuestos extraordinarios a quienes ganen más de 60.000 euros al año en un esfuerzo por apoyar el presupuesto.