AMPL.- CEOE rechaza "abaratar el despido" sino apostar por "contratos nuevos" y alerta de la entrada en deflación

Exigen al Gobierno central la aplicación urgente de medidas antes de "tocar fondo" en la crisis porque si no "no se saldrá" de ésta LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 13 (EUROPA PRESS) El presidente de Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, aseguró hoy que los empresarios no quieren un "abaratamiento del despido" sino que reclaman al Gobierno central una reforma del mercado de trabajo que contemple la creación de "contratos nuevos", así como se mostró convencido de la entrada del país en deflación (el IPC deja de subir y los precios bajan). "Estamos en plena crisis, seguimos bajando escaleras y todavía no hemos llegado al sótano", afirmó. "No sabemos las escaleras que nos faltan por bajar todavía para llegar al sótano. El tiempo juega en nuestra contra, ya queda poco tiempo y hay que acometer las reformas estructurales en financiación y mercado de trabajo de manera rápida porque, si no están resueltas, cuando lleguemos al sótano, vamos a estar ahí mucho tiempo en un lugar frío donde nadie quiere estar", alertó Díaz en rueda de prensa en Las Palmas de Gran Canaria, acompañado por el secretario general de la Patronal, José María Lacasa, y el presidente de Confederación Canaria de Empresarios, Sebastián Grisaleña. El presidente de la CEOE insistió en la preocupación de los empresarios por la destrucción "imparable" de empleo en los próximos meses, así como aseguró que se llegará a los 4 millones de parados este año. En este sentido, planteó que la medida "no es abaratar el despido", sino crear "un contrato nuevo y distinto para añadir a los que ya hay y en el que el empresario se pueda decidir a contratar a través de él". Díaz recordó que el país ya se encuentra en recesión económica y reiteró que la CEOE ha trasladado al Gobierno central y a los autonómicos la necesidad de financaión de empresa, "que les falta y no les llega y que empresas viables se están viendo abocadas a tener que cerrar por falta de esa financiación". Además de que reclaman a las instituciones el "apoyo imprescindible a las reformas estructurales que necesita este país para que las empresas sean competitivas y para que cuando se toque fondo en la crisis se pueda salir de ella y volver otra vez a crear puestos de trabajo". "SABEMOS LO QUE HAY QUE HACER PARA CREAR EMPLEO""Los que creamos puestos de trabajo y sabemos hacerlo somos los empresarios y sabemos lo que hay que hacer para crear empleo", destacó Díaz, que reiteró que los empresarios no están "proponiendo un abaratamiento del despido o el despido libre, sino una reforma del mercado de trabajo que contemple mejorar el absentismo laboral, que en España es muy alto, y mejorar el contrato de trabajo a tiempo parcial, que es obsoleto". Asimismo, criticó que los empresarios españoles pagan unas cuotas a la Seguridad Social "mucho más altas que el resto de los países europeos". A este respecto, destacó que "está demostrado que los países con cotas más altas de pago a las Seguridad Social son los que tienen más paro", no en vano "España tiene el doble de paro que el resto de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)". Por ello, considera que "algo se está haciendo mal o no se está haciendo", por lo que incidió en la modificación del mercado de trabajo con la creación de contratos nuevos, pero "respetando todos los contratos que hay ahora y que seguirán existiendo, en los que están un 45 por ciento aproximadamente de los trabajadores, mientras que un 30 por ciento tienen contratos temporales". De este modo, subrayó que la intención es "acabar con la temporalidad, no abaratar el despido". En todo caso, añadió que "cada vez que uno de los que ahora están temporales pasara a ese nuevo contrato" que proponen "pasaría de tener ocho días de despido a tener 20", es decir, plantean "un contrato para pagar más por el despido no para pagar menos". Así pues, abogó por tener relaciones laborales con los trabajadores "del mismo tenor que en el resto de países con los que hay que competir y, mientras ello no exista, se continuará destruyendo empleo". Por otro lado, Díaz planteó la reforma fiscal y de la educación, la liberalización de los mercados y externalización de la gestión de los servicios públicos, además de que se reduzcan los costos externos de las empresas, iniciativas que, a su juicio, si no se acometen "cuando se toque fondo en la crisis, que primero se tocará fondo en la financiera y después en la de la economía real, no se saldrá de la crisis" en España. DESTRUCCIÓN DE EMPLEO IMPARABLE Asimismo, el presidente de la CEOE hizo especial hincapié en que "la destrucción de empleo es imparable en los próximos meses" ante la falta de la reforma de medidas estructurales, algo que contribuiría a devolver la confianza en los ciudadanos. "Creemos que se va a llegar a los 4 millones de parados en este año y ojalá que no se superen", añadió Díaz, quien igualmente calcula que "las tasas de paro a final de este año estarán en la media nacional en torno al 20 por ciento". Por ello recalcó que si se llega "a tocar fondo a fines de 2009" se necesitan dichas reformas. "Tenemos unos meses que son cruciales para hacerlas, el tiempo ya nos come y son imprescindibles para poder volver a la senda de crecimiento y de creación de empleo", aseveró. El presidente de la entidad empresarial y el presidente de la CCE, Sebastián Grisaleña, mantuvieron hoy un encuentro con el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, a quien Díaz expresó el "apoyo total y absoluto" al Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias, que, a su entender, "no sólo hay que mantenerlo y mejorarlo para que estas islas puedan seguir vendiendo sus productos y servicios lo mejor posible, con más facilidad y puedan ser más competitivos y más en estos momentos difíciles". Por otro lado, en relación al plan integral del automóvil promovido por el Gobierno central, el máximo dirigente de la CEOE manifestó que en su organización se ha logrado "unanimidad" en las acciones planteadas en este ámbito. "Vamos a ver si hacen caso a esas medidas", sentenció.