CCOO y CEOE creen que el Gobierno no debe inmiscuirse en la negociación colectiva

  • Madrid, 10 feb (EFE).- La negociación colectiva es un acuerdo bipartito entre los sindicatos y la patronal, por lo que el Gobierno no debería hacer recomendaciones al respecto, en opinión del secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, y el secretario general e la CEOE, José María Lacasa.

CCOO y CEOE creen que el Gobierno no debe inmiscuirse en la negociación colectiva

CCOO y CEOE creen que el Gobierno no debe inmiscuirse en la negociación colectiva

Madrid, 10 feb (EFE).- La negociación colectiva es un acuerdo bipartito entre los sindicatos y la patronal, por lo que el Gobierno no debería hacer recomendaciones al respecto, en opinión del secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, y el secretario general e la CEOE, José María Lacasa.

En declaraciones a la prensa, tras la firma del IV acuerdo sobre solución extrajudicial de conflictos laborales, Gorriz y Lacasa respondieron así ante la recomendación del Ejecutivo a la patronal y a los sindicatos para que sean flexibles en los convenios de 2009, y quizás 2010.

Para Gorriz, "todo el mundo está legitimado para opinar", pero la negociación colectiva es bipartita y, por tanto, el Gobierno "haría bien en dedicarse a lo que se tiene que dedicar".

Por su parte, Lacasa subrayó que se debe tener "respeto absoluto a la autonomía de las partes" y subrayó la importancia de llegar a acuerdos este año en el que la negociación "va a ser complicada".

Sin embargo, la secretaria confederal de Negociación Colectiva de UGT, Josefa Solá, dijo que ante una situación económica como la actual cualquiera está capacitado para poder decir a quienes aplican los convenios "que tengan un poco de cordura".

En este sentido, dijo Solá, si algunas empresas utilizaran las "cláusulas de inaplicación" (que permiten a las empresas el incumplimiento de los convenios) no haría falta un expediente de regulación de empleo.

Para UGT, ante la situación económica, es preferible un ERE con suspensión de contratos a uno con rescisión, por lo que defendió la posición del Gobierno y que el presidente pida un "poco más de responsabilidad".