Economía.- (Ampl.) La CEOE pide que los ERE no requieran la autorización de la Administración para agilizar su trámite

Pide que el ICO asuma más "protagonismo" y más "riesgos" y asegura que la banca "está haciendo lo que puede" MADRID, 17 (EUROPA PRESS) El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, pidió hoy que los ERE no estén sujetos "para nada" a la autorización previa de la Administración para conseguir, entre otras cosas, una mayor rapidez en su tramitación y que "no se eternicen". Durante su intervención en Nueva Economía Forum, Díaz Ferrán aseguró que "ningún empresario quiere despedir a trabajadores que necesita", ya que "cuando un empresario se ve obligado a despedir a una parte de su plantilla es para salvar a la empresa y al resto de la plantilla". Por ello, dijo, "los ERE tienen que ser una solución rápida en una empresa para que se puedan conservar el mayor número de puestos de trabajo, y para que una vez pasado ese bache, esa empresa vuelva a crecer y a crear empleo". Dicho esto, Díaz Ferrán quiso aclarar que la patronal nunca ha pedido el despido libre, porque "ya existe y es carísimo" --45 días por año y 42 meses--, si bien, recalcó que aboga por mantener las actuales fórmulas contractuales vigentes e incorporar una nueva, más "moderna", que contemple una indemnización por despido de 20 días por año y un tope de un año. A su juicio, este tipo de contrato dotaría de más confianza a los empresarios en los actuales tiempos de crisis, que se atreverían a contratar con carácter indefinido al ser menores los costes del despido. En este sentido, Díaz Ferrán hizo ver que la idea de los empresarios es generar empleo de calidad y reducir la temporalidad, no abrir las puestas sin más al despido. "No se puede hacer mejor labor social que la de crear trabajo. Eso lo sabemos hacer los empresarios y sabemos cuál es el marco adecuado. No ponemos sobre la mesa experimentos con gaseosa", apostilló. Díaz Ferrán hizo una nueva apuesta por el diálogo social para buscar soluciones al incremento del paro, "sin caer en descalificaciones". Así, indicó que además de las cuestiones relacionadas con los despidos es necesario abordar una mejora de las prestaciones por desempleo, junto con la búsqueda de un mercado laboral más flexible y con mayor grado de rotación, y una mejora de los servicios públicos de empleo, que den entrada al sector privado. EL PP NO APOYA A LA CEOE. En un punto de la intervención de Díaz Ferrán, el portavoz de Economía del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, pidió la palabra para dejar clara la postura de su partido frente al abaratamiento del despido propuesto por los empresarios, y fue contundente: "Con toda claridad, no". Según Montoro, "no se puede introducir más desconfianza ni más amenazas" porque supondría una nueva caída del consumo interno. En su lugar, el portavoz 'popular' propuso una nueva reforma laboral para "actualizar" las relaciones laborales. MEJORAR LA LABOR DEL ICO. Por otro lado, el presidente de la CEOE indicó que los empresarios siguen necesitando financiación, si bien dijo que "no existen problemas entre empresas y entidades financieras", pues bancos y cajas están haciendo "lo que pueden". "Me consta el compromiso del sistema financiero con el futuro de las empresas", indicó para añadir a continuación que los empresarios también entienden los propios problemas de las entidades financieras, como son los crecientes ratios de morosidad. Asimismo, se mostró en contra de cualquier nacionalización en el plano financiero pues sería un "proteccionismo" disparatado. Del mismo modo, pidió que no se introduzcan nuevas normas en los mercados financieros, ya que las existentes han preservado su "salud" hasta ahora. "Reglas, las justas", añadió. En este punto, Díaz Ferrán, que volvió a considerar "insuficientes" las medidas 'anticrisis' del Gobierno, cargó especialmente contra las líneas del ICO de avales y liquidez para las empresas, ya que, aseguró, han llegado "tarde" y además "no funcionan adecuadamente". Al respecto, pidió al Gobierno que modifique estas líneas y se creen otras nuevas para que el ICO aumente su "protagonismo" y "riesgo", además de asumir mayor compromiso con la morosidad, que las líneas se amplíen a las grandes empresas y que también se dé más margen a las entidades financieras colaboradoras. Por otro lado, el presidente de la CEOE reclamó también un mayor "compromiso" por parte de las administraciones públicas para que paguen "puntualmente" a las empresas, así como "mecanismos" que aseguren la liquidez del circulante, "asumiendo aquellos riesgos que sean necesarios", como una línea de avales de la Administración Central ante las entidades financieras para que las empresas acometan proyectos o para aquellas que tengan cobros pendientes. Además, aprovechó para pedir el aplazamiento de los pagos por IVA, Impuesto sobre Sociedades o IRPF, así como las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Asimismo, indicó que es preciso emprender reformas estructurales para reducir los costes empresariales en pos de una mayor competitividad, ya que "si no se actúa de forma decidida", cuando la economía llegue "al sótano" permanecerá allí "durante mucho tiempo".