La Cámara inaugura una Escuela Industrial para que profesionales aprendan a ser más competitivos

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Cámara de Comercio de Madrid inauguró hoy su nueva Escuela Industrial que, desde su sede en el distrito madrileño de Ciudad Lineal, busca promover la competitividad del sector a través de la formación, el asesoramiento y la calidad en los procesos de diseño, producción y gestión medioambiental de las empresas, priorizando el aspecto práctico de sus actuaciones.

El presidente de la Cámara, Salvador Santos Campano, inauguró hoy el centro acompañado por su director, José Ribés; la viceconsejera de Economía de la Comunidad de Madrid, Eva Piera; y el presidente de CEIM, Arturo Fernández.

En las instalaciones, que comparten espacio con las escuelas de Comercio, Diseño Industrial y Hostelería de la Cámara, se formarán cerca de 2.000 alumnos cada año, que se añadirán a los 14.000 que actualmente participan en los 700 cursos que se imparten, a los que habrá que añadir otros 23 programas como 'Programa de Especialización en Diseño Industrial', 'Curso Superior Universitario en Ecodiseño de Productos' o 'Cómo implantar un sistema de gestión de la calidad según UNE-EN ISO 9001:2008', y 55 monográficos como 'Curso básico de arquitectura bioclimática', 'Curso básico de energía fotovoltaica', 'Gestión medioambiental según norma ISO 14000:2004 y EMAS' o 'Gestión estratégica de la innovación', entre otros.

Los cursos están dirigidos a gerentes, directivos, mandos intermedios y operarios de las empresas industriales de la región, y serán impartidos por profesionales y expertos del sector altamente cualificados. Además, en las aulas se cuenta con los equipamientos más avanzados y las últimas tecnologías de simuladores de control.

La formación de la Escuela Industrial se basará en cinco ejes básico: el diseño como factor diferenciador de las empresas, la mejora de la eficiencia y el ahorro en los procesos productivos con la mejora e introducción de innovaciones tecnológicas, el desarrollo de proyectos de innovación, la gestión de calidad para conseguir la excelencia, y la energía y el medio ambiente a través de la sostenibilidad y la eficiencia.

Además, se "escuchará y apoyará cualquier solicitud de formación" que cursen las empresas, y la Cámara enviará incluso a sus profesionales a otras sedes para facilitar la formación, según explicó Santos Campano. Ribés añadió que se ofrecerán otras actividades como la Línea Operarios, con cursos de soldadura, climatización y electricidad industrial; y una "batería de seminarios y talleres en las delegaciones que la Cámara tiene en los polígonos industriales". Transversalmente, se trabajará en la investigación y el desarrollo.

"Para tener éxito, personalizaremos la oferta involucrando al empresariado, escuchándole con una sesión de inteligencia colectiva el 29 de mayo con el objetivo de detectar necesidades y crear soluciones creativas", añadió el director de la Escuela. Por último, se prestarán servicios de asesoría y asistencia técnica a las compañías que lo soliciten.

FUNDAMENTAL PARA SALIR DE LA CRISIS

En su discurso, el presidente de la Cámara destacó que el sector industrial es "estratégico" para la economía de la región, por lo que con esta iniciativa se busca que "las empresas madrileñas crezcan y generen riqueza, especialmente en un contexto tan complicado como el actual". "Desde la Cámara y CEIM, en colaboración con las administraciones madrileñas, estamos promoviendo todo cuanto está en nuestra mano para procurar que la crisis no paralice los proyectos de las empresa de la región, que son desde hace más de una década la locomotora de la economía nacional, y cuya fuerza de tracción servirá también para que España salga antes de la crisis", añadió.

Además, recordó a los empresarios madrileños que "para tener éxito y sobrevivir hay que cambiar ciertos paradigmas del pasado" y les recomendó que "no pequen de complacencia y dogmatismo si quieren estar preparados para poner en el mercado productos que, a un coste aceptable, satisfagan las necesidades de los ciudadanos", especialmente en un contexto de "globalización y revolución tecnológica".

En este sentido, Fernández también apuntó que la Escuela es una "nueva herramienta para ser más competitivos" así como para potenciar un sector que "es vertebrador de la economía y clave para salir de esta grave crisis" y para "cambiar un modelo productivo", lo que pasa "necesariamente por aplicar las nuevas tecnologías a los negocios".

"Los avances científicos han globalizado la economía, y ahí nuestro país y nuestra región necesitan hacer un mayor esfuerzo. Debemos profundizar en la creación de innovaciones mediante la investigación y el desarrollo tecnológico, hay que trasladar la tecnología del mundo académico al empresarial e incorporarlo a los procesos productivos", recomendó el dirigente de la patronal.

Por último, protagonizó la anécdota simpática del acto ya que, tras citar al Nobel alemán Albert Einstein diciendo que "no pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo", afirmó, a lo Mayra Gómez Kemp que no leía más, e incluso bromeó con "cargarse a quien ha escrito el discurso" por la frase: "La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, por que la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias".

MADRID, MOTOR DE ESPAÑA

Por su parte, Piera aseguró que "para la Comunidad de Madrid es un estímulo comprobar cómo la Cámara y CEIM continúan impulsando nuevas iniciativas para paliar las deficiencias de la economía española y superar las situaciones difíciles" y subrayó que "la competitividad, productividad, excelencia y calidad son las señas de identidad de una economía ganadora y cada vez más globalizada" como la de Madrid.

"La formación de trabajadores, directivos, empresarios... es el mejor camino para crecer en competitividad y mejorar la productividad y la calidad de los productos", añadió la viceconsejera, apuntando que "esta escuela permitirá que las empresas industriales incrementen su competitividad a nivel nacional e internacional".

Además, hizo hincapié en que "todo confirma que la constitución de esta escuela industrial reforzará la posición de liderazgo de la Comunidad y que se constituirá en un centro de I+D+i de referencia para todo el diseño industrial por la excelencia de sus contenidos formativos", y añadió que ya desde la pasada legislatura el Ejecutivo autonómico tiene esto como uno de sus principales objetivos.

"No hay recetas milagrosas para salir de la crisis, pero uno de los factores claves para que las industrias madrileñas sobrevivan los próximos años será la mejora de su competitividad, y esa será una de las principales misiones de esta escuela", zanjó, apostillando que en la región "el liderazgo e impulso del I+D+i está inducido por la apuesta privada, no por el sector público".

El sector industrial de la Comunidad de Madrid es el que más invierte en I+D+i, con un 1,96% del PIB y muy por encima del 1,27% nacional y del 1,85% de la UE. Además, las 28.773 empresas industriales de la región (11,5% de las españolas) dan empleo a 350.000 personas, y la mitad de estos establecimientos tienen menos de cinco años. "Por eso Madrid constituye el segundo conglomerado industrial de España", apuntó Santos Campano.

Además, a pesar de ocupar sólo un 1,6% del territorio nacional, aporta un 17,5% del PIB total, y el 13,5% de la población española, que es de Madrid, tiene la renta per capita más alta del país. El sector industrial supone el 13% del PIB de la región "y está resistiendo mejor que en otras comunidades los envites de la crisis" si bien el Índice General de Producción cayó según los últimos datos un 18,5%, frente al 24% nacional.