López se reúne el lunes con Confebask para preparar el diálogo social, para el que ya se elabora un borrador

Reducirá en dos millones anuales el gasto en altos cargos y sacará "de donde sea" recursos para mantener las políticas sociales

VITORIA, 12 (EUROPA PRESS)

El lehendakari, Patxi López, se reunirá el próximo lunes con la patronal vasca Confebask, en el que será el primer encuentro de una ronda preparatoria del proceso de diálogo social que pretende impulsar. Varios departamentos del Gobierno vasco ya están preparando un borrador de medidas que López presentará a sindicatos y empresarios para hacer frente a la crisis, un objetivo al que el lehendakari pretende contribuir también con la reducción en un diez por ciento del numero de altos cargos de su equipo respecto al gabinete de Juan José Ibarretxe, lo que supone un ahorro anual de unos dos millones de euros.

El lehendakari presidió hoy en su residencia oficial del Palacio de Ajuria Enea, en Vitoria, el primer Consejo de Gobierno del nuevo Gobierno vasco, en el que se aprobaron los nombramientos de viceconsejeros y directores generales, y en el que encargó a sus consejeros que empiecen a preparar un calendario de las leyes que esperan aprobar con el fin de trabajar "cuanto antes" sobre el mismo.

En la comparecencia ante los medios, celebrada ante un nuevo logotipo que representa las puertas abiertas de Ajuria Enea para simbolizar que es "la casa de todos", López aseguró que "no va a haber problemas" y que van a existir recursos para que su equipo saque adelante inversiones e iniciativas para hacer frente a la crisis.

Además, anunció que "vamos a sacar de donde sea recursos para mantener las políticas sociales y para ayudar a los ayuntamientos a que las mantengan". "Podemos utilizar las herramientas del endeudamiento o de los remanentes con los que contemos, y si hace falta ir al Parlamento con una Ley extraordinaria para el tema presupuestario, lo haremos", aseguró.

Por otra parte, explicó que ya ha iniciado la convocatoria para empezar las conversaciones con sindicatos y empresarios, con el fin deponer en marcha "cuanto antes" la mesa de diálogo social. Con la vista puesta en ese proceso, el lehendakari encargó hoy a los consejeros de las áreas de Economía, Industria, Empleo e Infraestructuras que realicen de forma "inmediata" un borrador de medidas concretas para combatir la crisis.

El documento debe servir como "base" para el diálogo social que pretende impulsar el presidente del Ejecutivo vasco, quien explicó que dicho borrador será "negociado" con sindicatos y empresarios, por lo que no supondrá "una imposición". La primera reunión preparatoria se celebrará el lunes con Confebask y en ella, el lehendakari estará acompañado por los consejeros responsables de Economía, Industria y Empleo. López espera concluir esta ronda previa con sindicatos y empresarios en un plazo máximo de diez días, aunque de momento la única fecha cerrada es la de Confebask.

El contenido que según el lehendakari debe tener esa mesa de diálogo social abarca cuestiones como las medidas para facilitar la financiación de familias y empresas, políticas de apoyo al sector industrial, impulso del I+D+i, medidas de empleo y formación, y protección social.

HUELGA

Respecto a la huelga general convocada para el día 21 por ELA, LAB, ESK, STEE, Hiru y EhNE, expresó su "respeto" al derecho de los trabajadores a realizar un paro general. No obstante, precisó que este derecho ha de aplicarse "con mucha responsabilidad", dado que es "el último recurso que tienen los trabajadores". A su juicio, una medida de este tipo "debe aplicarse exclusivamente cuando haya fracasado el diálogo y la negociación", algo que con el nuevo Gobierno "ni siquiera ha empezado".

Pese a reconocer que es como "predicar en el desierto", volvió a hacer un llamamiento a que los convocantes de la huelga "se replanteen" la protesta. De todas formas, aseguró que "mientras algunos hacen huelga todavía no sabemos muy bien por qué, nosotros estaremos trabajando para tener instrumentos para combatir la crisis". Respecto al apoyo de la izquierda abertzale a la huelga, consideró que, con ese posicionamiento, "quiere tener una presencia pública que ha perdido".

Con el fin de conocer la capacidad de actuación "real" de su gabinete, López ha encargado al Departamento de Economía y Hacienda "un diagnóstico real de las cuentas públicas y de todas nuestras potencialidades económicas". El informe estudiará el nivel de ejecución presupuestaria, la disponibilidad de remanentes, la posibilidad de endeudamiento y la situación financiera del Ejecutivo, de forma que éste "pueda adaptar a la realidad" sus iniciativas.

PLAN DE INFRAESTRUCTURAS

López también ha pedido a su equipo que elabore un informe sobre el diseño, las competencias y la organización del Instituto Vasco de Finanzas, así como sobre la situación del proceso de selección del personal de este organismo, cuya convocatoria fue realizada por el anterior Ejecutivo después de conocerse ya los resultados de las últimas elecciones autonómicas.

El nuevo gobierno también estudiará la posibilidad de "diseñar y reformular" un plan de revitalización para las áreas que más están sufriendo la crisis, al tiempo que estudiará la situación de la línea de financiación de circulante para empresas y autónomos. En este sentido, López pretende crear "un órgano de colaboración para la evaluación de proyectos de inversión y financiación de nuevas iniciativas empresariales".

Por su parte, el Departamento de Vivienda y Obras Públicas realizará un programa estratégico de obras e infraestructuras, con el fin de "generar mano de obra directa". Los trabajos se centrarán en instalaciones educativas, sanitarias, empresariales y deportivas, y se realizarán en colaboración con los ayuntamientos.

DESEMPLEADOS

López subrayó su "compromiso" con las personas sin empleo, especialmente con aquellas que ya no perciben prestaciones por desempleo y con las familias que tienen a todos sus miembros en paro. Estos colectivos serán "la prioridad" del Departamento de Empleo y Asuntos Sociales, por lo que desde el Ejecutivo se adoptarán "medidas excepcionales para aliviar su situación".

"Quiero garantizar desde el primer día que no va a haber ni una sola rebaja en las políticas y derechos sociales de los ciudadanos, sino que nuestra intención es consolidarlas y ampliarlas, para que ni un solo ciudadano se quede desprotegido en estos tiempos de crisis", proclamó el lehendakari.

Respecto a la propuesta del Ejecutivo central para que las comunidades autónomas colaboren en la protección de los desempleados, destacó que "es evidente que la cobertura del desempleo le corresponde al Gobierno central, y nosotros lo que hacemos es implementar medidas para aquellos que dejan de percibir esa cobertura". Además, destacó la necesidad de que estas prestaciones "se vinculen a la formación y la empleabilidad", con el fin de que los parados puedan acceder lo antes posible al marcado laboral.

PLAN 'RENOVE'

López no descartó la posibilidad de implantar en Euskadi un 'Plan Renove' similar al que ya funciona en Navarra para impulsar el sector de la automoción, en el que reconoció que "habrá que adoptar medidas especiales". "A este gobierno no le va a importar nada copiar medidas que estén funcionando en otras comunidades o países, pero primero veremos si es posible adaptarlas a nuestra realidad", explicó.