Nuevo cruce entre Kirchner y las patronales rurales de Argentina

  • Buenos Aires, 21 abr (EFE).- El ex presidente argentino Néstor Kirchner dijo hoy que no le interesan las patronales rurales, después de que los dirigentes agropecuarios le pidieran "una reunión urgente" para plantearle los reclamos del sector, enfrentado desde hace más de un año con el Gobierno.

Nuevo cruce entre Kirchner y las patronales rurales de Argentina

Nuevo cruce entre Kirchner y las patronales rurales de Argentina

Buenos Aires, 21 abr (EFE).- El ex presidente argentino Néstor Kirchner dijo hoy que no le interesan las patronales rurales, después de que los dirigentes agropecuarios le pidieran "una reunión urgente" para plantearle los reclamos del sector, enfrentado desde hace más de un año con el Gobierno.

"No me interesan los dirigentes de las patronales rurales, aunque sí tengo un profundo respeto por los productores agropecuarios", manifestó Kirchner en un acto político en la ciudad bonaerense de Mar de Ajó.

El ex presidente y esposo de la mandataria argentina, Cristina Fernández, llamó "hijos de (José) Martínez de Hoz" a los dirigentes rurales, en alusión a quien fuera ministro de Economía en la última dictadura (1976-1983), y volvió a defender los impuestos a las exportaciones de granos, origen de la controversia con el campo.

En ese sentido, afirmó que durante su gestión (2003-2007) los productores lograron "recuperarse" y enfatizó que "ahora lo único que se les pide es que aporten porque son los que más tienen".

"Muchos quieren que Argentina vuelva a ser el granero del mundo como en 1910, cuando los trabajadores se morían de hambre", remarcó Kirchner, quien en más de una ocasión ha señalado que las patronales rurales pretenden desestabilizar al Gobierno de su esposa.

El ex presidente pronunció su discurso minutos después de que la comisión de enlace del sector rural, que agrupa a los dirigentes de las cuatro principales patronales del campo, le pidiera una audiencia con "el fin de evaluar en conjunto temas que tienden a lograr una política agropecuaria nacional".

Las patronales agrarias concluyeron hace varias semanas la séptima huelga comercial desde que se inició el conflicto, en marzo de 2008, cuando el Ejecutivo impuso un esquema de impuestos móviles a las exportaciones de granos que fue rechazado por el Parlamento, tras lo cual las alícuotas volvieron a ser fijas.

En los últimos meses representantes del Gobierno y del campo realizaron una serie de reuniones para buscar soluciones a los problemas del sector, sin aborda el tema de los gravámenes a las exportaciones de granos, que las autoridades se niegan a bajar.

Con este panorama, las patronales aseguran que insistirán en promover en el Parlamento el debate de un proyecto presentado por la oposición para modificar los impuestos a las exportaciones de soja, trigo, girasol y maíz.

Por este conflicto, Argentina, uno de los mayores productores y exportadores mundiales de alimentos, sufrió el año pasado millonarias pérdidas por las huelgas agropecuarias y los bloqueos de rutas que llevaron a cabo los productores rurales.