Sindicatos y patronal del Metal logran pequeños avances y mañana tratarán los salarios, principal escollo del convenio

Si no hay acuerdo en la próxima reunión, se iniciará "una nueva fase de conflictividad"

VIGO, 26 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos y la patronal del sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra lograron hoy, tras unas cuatro horas de reunión, acercar posturas en torno a dos de los puntos clave en la negociación del convenio colectivo, la vigencia del acuerdo y la regulación de la jornada laboral, mientras que se preparan para tratar mañana el principal escollo, que es el incremento salarial.

Según explicó el portavoz de la patronal, Javier Martínez, al término del encuentro -en el que participaron varios representantes de la Administración como mediadores--, mañana se reunirá a las 12.00 horas, una comisión técnica integrada por el jefe de la Inspección de Trabajo en Vigo, José María Casas de Ron, y representantes de los empresarios y de los sindicatos, para redactar un documento en el que se esboce el acuerdo sobre la regulación de jornada, y que posteriormente será ratificado en una nueva reunión.

A este respecto, sindicatos y empresarios coinciden en la necesidad de regularla pero, mientras los representantes de los trabajadores mantiene su petición de una reducción de dos días -pasarían a tener 1760 horas al año-- y 24 días laborables de vacaciones, la patronal quiere "garantías" de que los operarios van a trabajar 1776 horas anuales. En la comisión técnica que se reunirá mañana, se concretará la redacción de este aspecto que, en todo caso y según los sindicatos, formará parte de un acuerdo global.

Asimismo, ambas partes dan por hecho que la vigencia del convenio será de dos años. Martínez afirmó que "se da por hecho un escenario para dos años", y los representantes sindicales han ajustado incluso su propuesta de incremento salarial a este período.

INCREMENTO SALARIAL

Los sindicatos y los empresarios volverán a encontrarse en el edificio administrativo de la Xunta mañana a las 16.30 horas para abordar el principal escollo en la negociación del convenio, el incremento salarial, en una reunión que será "monotemática" y que puede determinar el principio de acuerdo o marcar el inicio de nuevas movilizaciones.

El portavoz de CC.OO., Ramón Sarmiento, explicó que los sindicatos han cambiado el esquema de su planteamiento, aunque no sus demandas. Así, plantean tanto para este año como para el siguiente, un porcentaje de incremento garantizado, al que se sumará una cláusula de garantía con el IPC real de estos año más lo que se decida. "Hemos planteado ese esquema, ahora le toca a la patronal poner una oferta", añadió.

Sarmiento adelantó que, en caso de que mañana no se constanten avances o posibilidades de acuerdo, "se demostrará que el convenio no está maduro y que necesita una nueva fase de conflictividad". Además, recordó que "con una vigencia de dos años, no podemos permitir algo que no sea garantista".

El responsable de CIG-Metal, Miguel Anxo Malvido, precisó que este nuevo planteamiento para el incremento salarial supone que los trabajadores tendrán una garantía, aunque no se rebajan necesariamente las peticiones iniciales -al principio de las negociaciones se hablaba de un aumento del 6 por ciento--. Además, afirmó que la reunión de mañana será "decisiva" y que la intención de las partes es perfilar un acuerdo en las próximas horas, algo que reconoció "poco probable" y auguró "un conflicto largo".

Por su parte, el portavoz de los empresarios reconoció que, en ese encuentro, "se avecina una buena discrepancia", ya que se tratará "el verdadero meollo" de la negociación. "La situación es muy difícil, porque el incremento salarial es un punto en el que hay mucha diferencia", apuntó.