Zapatero no responde a Díaz Ferrán, convencido de que su silencio merecerá la pena en favor del diálogo social

Asegura que de esta crisis se saldrá con políticas progresistas y con "menos ladrillo y más ordenadores"

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, rechazó hoy responder a las acusaciones del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en un deseo de que "el diálogo social avance", convencido de que si ese diálogo "permite ganar empleos" su silencio "merecerá la pena".

"Mi silencio merecerá la pena en favor del diálogo social y por eso no voy a contestar al presidente de la patronal", afirmó Zapatero, ante unos 15.000 militantes y simpatizantes reunidos en el mitin-fiesta que el PSOE celebró hoy en Vistalegre, para dar el pistoletazo de salida a las elecciones europeas, para recordar sus130 años de historia y para homenajear a Patxi López tras ser nombrado lehendakari.

El jefe del Ejecutivo se refirió en su intervención, con la que acabó el acto, a las palabras de Díaz Ferrán, a quien traicionó un micrófono abierto cuando responsabilizaba a "los años de Zapatero" de la crisis. Zapatero reconoció que "sería fácil" contestar a estas palabras, pero recalcó que su "sentido de la responsabilidad está por encima". "Quiero que avance el diálogo social", afirmó el presidente, convencido de que su "silencio" valdrá la pena si sirve para "unir" y crear empleo.

Zapatero puso el broche final a un acto que recibió el apoyo del Gobierno en pleno, a excepción del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y toda la dirección socialista, que se volcó en el primer gran acto del partido en la campaña a las elecciones europeas del 7 de junio, que el presidente se mostró convencido que el PSOE va a ganar con sus "ganas de prosperidad" porque los ciudadanos necesitan "una Europa socialista fuerte", comprometida por los derechos de los trabajadores, la defensa de la paz y de la "economía sostenible".

En el acto, previamente también intervinieron el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez; la secretaria de Organización, Leire Pajín; el cabeza de lista a las europeas, Juan Fernando López Aguilar; el presidente del partido, Manuel Chaves, y el lehendakari vasco, Patxi López, en una intervención que no estaba prevista y que se convirtió en la más emotiva y aplaudida.

En su intervención, Zapatero volvió a defender que la salida de la crisis económica será "una política progresista" y que apuesta por la ciencia, la economía sostenible, la educación y con la que se pueda "avanzar en los derechos sociales de todos los ciudadanos". "Esa es la salida de la crisis y vamos a conseguir que se salga así de la crisis" afirmó.

Se saldrá, dijo, a pesar de que hay "algunos" que "en cuanto aparece una noticia un poco más positiva" o un "brote verde" ya "se ponen de los nervios". Zapatero aseguró que "vendrán noticias mejores", que España saldrá de la crisis y que entonces esos "se quedarán a la búsqueda de otros argumentos" para criticar el Gobierno. "Entonces volverá a ser la unidad de España", vaticinó.

DEFENSA DE TRABAJADORES Y SINDICATOS

En su opinión, en una situación como ésta, la protección social, los derechos de los trabajadores, la educación, la sanidad, las pensiones, el apoyo a la familia y a los sectores más débiles "lo garantiza un Gobierno socialista, pese lo que le pese a la derecha". Por ello, dijo, el Gobierno está luchando contra la crisis "de pie y con fuerza" y con "coherencia".

Dicho esto, Zapatero agradeció a los trabajadores su "actitud responsable" ante esta situación y especialmente a los sindicatos, que en las últimas semanas "han estado escuchando que no defienden a los trabajadores", precisamente de boca de aquellos que "recortarían todos los derechos de los trabajadores". Por ello, recalcó a los que cuestionan cuál sería la actitud de los sindicatos si con esta crisis hubiera un Gobierno de derecha que la pregunta es "qué haría la derecha con los derechos de los trabajadores con esta crisis".

La respuesta, dijo, está en el "decretazo" que hicieron para "restringir los derechos de los trabajadores y dar más poder a los empresarios" en 2002 cuando la economía se "resintió". "¿Qué no harían ahora -se preguntó-- si no tiene comparación la crisis de 2002 con la de ahora?"

ABUCHEOS A AZNAR

Además, Zapatero recordó las recientes palabras del ex presidente José María Aznar, cuando "con esa humildad que le caracteriza" dijo que con él no se habría producido esta crisis. Entre los silbidos y abucheos de los asistentes al escuchar el nombre de Aznar, el secretario general de los socialistas se preguntó cómo iba a conseguir eso si "no pudo traernos a la crisis solo y tuvo que hacerlo con su amigo Bush y con todos los neoconservadores".

De esta manera, dijo, al igual que el "primer Vistalegre", en referencia al primer mitin que hicieron en la antigua plaza de toros en 2002, el PSOE estuvo "en contra de la guerra y las mentiras para defender una política de paz y de transparencia desde el poder político" y ha conseguido "ser coherente cada día", ahora se comprometió a "renovar los compromisos de futuro para España", porque, afirmó, la "coherencia" y "ser fieles a principios y valores" es "lo más importante" de su política.

Por ello, también lanzó otro mensaje al ex presidente Aznar, que ayer se mostró a favor de una "Alianza de Civilizados", en vez de la de civilizaciones que promueve el presidente, y le dijo que él también aboga por que los civilizados se alíen, pero le pidió que "repase" su concepto de civilización y civilizados, porque "en esa categoría no deben estar ni las guerras ilegales ni Guantánamo".

"Aquí en Vistalegre nos opusimos al decretazo y apoyamos y apostamos por las políticas sociales", continuó Zapatero, orgulloso de poder decir hoy que España "es conocida en el mundo por tener leyes avanzadas como la ley que reconoce el derecho al matrimonio de las personas del mismo sexo", la que permite la investigación con células madres, que Obama ha "apoyado", o la igualdad entre hombres y mujeres, que es "un referente en el mundo".

"NADIE" DETENDRÁ LA PRÓXIMA LEY DEL ABORTO

Zapatero aseguró que su "compromiso en favor de la tolerancia, del respeto y de la extensión de derechos y libertades sigue firme y en pie" y recalcó que "nadie va a detener los cambios" que se necesiten para sacar adelante "una ley que garantice a las mujeres la dignidad ante la interrupción del embarazo".

"Quiero asegurar que nada se va a imponer a la voluntad democrática del Parlamento de España", afirmó Zapatero, que garantizó que no va a "consentir" como ha pasado en estos años "que nadie desde ninguna confesión religiosa o dogma intente decir a la gente cómo son los principios, la moral, la conciencia que tiene cada uno".

Por ello, también dijo al PP --"la derecha más derecha de Europa"-- que España va a tener una ley de interrupción voluntaria del embarazo como la tienen "la mayoría de países europeos". "¿Por qué tenemos esta mala suerte de tener la derecha más derecha de Europa", se preguntó.

Del mismo modo, dijo, el partido va a seguir defendiendo sus valores y principios "a la hora también de cambiar el modelo de crecimiento económica" para que haya "menos ladrillo y más ordenadores, menos ladrillo y más innovación, ", porque "gran parte del problema" que hay hoy es "fruto de los excesos" y de la política "que defiende la derecha más derecha" de la "no regulación y la desregulación", que es la que defiende que "los más poderosos, los que más tienen hagan lo que quieran".

Para esta tarea, que reconoció "difícil", Zapatero confió también "en el sentido de la responsabilidad de empresarios y de trabajadores, de comunidades autónomas y de ayuntamientos", para que todos puedan trabajar "juntos, remando en favor de una recuperación que llegue cuanto antes y permita volver a crear empleo" como ocurrió en la legislatura pasada".