PP cree que es Barreda quien debe sentarse a negociar un asunto bloqueado "entre el PSOE con el PSOE"

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Ana Guarinos, consideró hoy que la salida del hasta ahora portavoz socialista en la ponencia de la Comisión Constitucional del Congreso encargada del Estatuto de Castilla-La Mancha, Ramón Jáuregui, no supondrá necesariamente el desbloqueo de dicha negociación, ya que "la negociación está bloqueada entre el PSOE con el PSOE" y, por tanto, es el presidente regional, José María Barreda, "quien se tiene que sentar a negociar con el PSOE de España".

A preguntas de los medios, durante una rueda de prensa, Guarinos aseguró que "no es" Ramón Jáuregui el que bloquea o no bloquea la negociación, y dejó claro que "tampoco es lógico que se hable de que la negociación la está bloqueando quien no tiene capacidad de bloqueo", aludiendo a su propio partido.

Por esta razón, insistió en que quien se tiene que sentar a negociar con el Grupo Socialista de España es el propio presidente de Castilla-La Mancha, del que opinó que es el que "está aportando constantemente los problemas a la negociación", junto a los miembros del PSOE.

En este sentido, Ana Guarinos subrayó que si realmente existiese voluntad por parte del Gobierno regional de que el Estatuto de Autonomía saliera adelante "ya habría salido hace días". Por ello, consideró que "todo lo demás es absurdo y son meras excusas que sólo nos conducen a decir que quien ha fracasado en la negociación del Estatuto es el PSOE, que también ha fracasado durante toda la vida en la negociación del agua para Castilla-La Mancha".

En la misma línea, Guarinos consideró, respecto a la proposición del PSOE de negociar un acuerdo con el PP --centrado en que aparezca en el preámbulo la caducidad del trasvase Tajo-Segura en 2015 y en que el texto recoja la reserva de 600 hectómetros cúbicos en la cabecera--, que la alternativa del PP "es la del Estatuto", y con las enmiendas que presentó el PP en el Congreso "la alternativa pasa por que el trasvase pueda finalizar antes del 2015 en Castilla-La Mancha", sentenció.