Las 10 claves para convertirse en un trabajador perfecto


Etiquetas

El mejor trabajador, no es el que más horas trabaja, sino el más eficaz. Ésta es una idea que no parece que todos tengan asumida, ya que según Iñaki Piñuel, psicólogo especializado en 'mobbing' o acoso laboral y autor del libro Liderazgo Zero, existen adictos al trabajo incapaces de encontrar el equilibrio. Por eso cualquier buen trabajador, en la oficina, en el bar o en la obra, debe tener en cuenta las claves que señalan varios expertos.

1. Equilibrio laboral y familiar

El psicólogo Iñaki Piñuel hace especial hincapié en que un trabajador no es eficaz si no descansa y no cuida a su pareja y a su familia. Un buen empleado hace compatible su vida personal y su vida laboral. Aquellos que no lo logran, dice Piñuel, se ven sumergidos en "un trabajo tóxico" y se convierten "en personas tóxicas para su entorno".

2. Trabajo en equipo

Todos los expertos consultados coinciden en que es fundamental que un trabajador sepa convivir y colaborar con sus compañeros. Rita Moreno, responsable de Negociación Colectiva en CCOO considera que es fundamental que un empleado sea capaz y esté dispuesto a trabajar y cooperar en el desarrollo de su actividad.

También lo señala Melina Perugini, presidenta de la Asociación de Abogados Laboralistas de Madrid, que explica que un trabajador debe ser solidario con sus compañeros si quiere que ellos también lo sean.

3. Iniciativa

Perugini asegura además que un empleado "debe ser independiente y tener iniciativa para que no haga falta que le controlen y le recuerden sus responsabilidades continuamente". Lo corrobora José Medina, director de la agencia cazatalentos Odgers Berndtson, que cree que un perfecto trabajador debe "asumir los grandes retos del líder".

4. Interés por ampliar conocimientos

Moreno, de CCOO, también indica que el trabajador no debe dejar de formarse. Dice que es necesario que tenga "interés por ampliar sus conocimientos y desarrollo profesional, mediante la formación y el aprendizaje de nuevas actividades, dentro de la empresa o fuera de ella, por iniciativa propia o de la empresa". Una vez más, se valora la independencia y la iniciativa del empleado.

5. Compromiso con la empresa

Sin comprometerse con los intereses de la empresa, el trabajador no puede actuar con iniciativa. Así lo indica Rita Moreno, de CCOO, que cree que es necesaria la "capacidad de implicación e iniciativa en el desempeño de su trabajo; y también de hacer propuestas que puedan implicar mejoras en la eficacia de la actividad". José Medina también es de esta opinión, y cree que un buen empleado debe cooperar con su jefe y ayudarle para impulsar a la empresa.

6. Autenticidad

"Hay muchos trabajadores con miedo" asegura Iñaki Piñuel. Dice el psicólogo que un empleado no debe ser políticamente correcto, debe decir lo que realmente piensa para que el clima laboral sea positivo.

7. Cumplir con su función

Este compromiso, para Rita Moreno, significa que se debe trabajar con eficacia y con responsabilidad, pero la responsable de Negociación Colectiva de CCOO pone el acento en que el trabajador debe desempeñar su actividad "conforme a sus conocimientos teóricos y prácticos, y conforme a las indicaciones e instrumentos puestos a su disposición por la empresa."

8. No entrar en el juego de poder

A un buen trabajador le preocupa ofrecer su servicio y realizar su trabajo con la mejor eficacia posible, pero no debe orientar su actividad a la idea de ascender dentro de la empresa, según explica el psicólogo Iñaki Piñuel.

9. Actitud de servicio

No pugnar por el poder implica una actitud en el trabajador a la que Iñaki Piñuel se refiere como "actitud de servicio". Piñuel indica que el trabajador debe creer en el servicio interno y externo y mostrar una actitud de servicio hacia sus clientes, pero también hacia sus compañeros.

10. Conocer sus derechos

Rita Moreno, de CCOO, incide en que también es necesario que un trabajador conozca los derechos y las obligaciones laborales y esforzarse por respetarlas y hacerlas respetar en sus relaciones con el resto del equipo, departamentos, clientes y proveedores.