El Gobierno acuerda establecer en 40 horas semanales el horario mínimo de atención farmacéutica a la población

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 19 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Canarias ha aprobado hoy el proyecto de Decreto de la Consejería de Sanidad por el que se regulan los Horarios, Turnos de Guardia y Vacaciones de las Oficinas de Farmacia, que entre otras acciones, establecerá el horario mínimo de atención al público en 40 horas semanales.

El Decreto aprobado, que entrará en vigor un día después de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias, pretende regular los horarios de atención al público de las oficinas de farmacia autorizadas en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma, estableciendo los principios, condiciones, procedimientos y criterios para su desarrollo, a fin de garantizar la continuidad temporal de la prestación de la atención farmacéutica a la población.

Por tanto, se establece que las oficinas de farmacia tendrán un horario mínimo de 40 horas semanales, que se repartirán en turnos de mañana y tarde, de lunes a viernes, y en turno de mañana, los sábados.

La franja horaria en la que debe incluirse el horario mínimo será, en el turno de mañana, de 8.00 a 14.00 horas, y en el turno de tarde, de 16.00 a 21.00 horas. Según establece el Decreto, en estos intervalos horarios será obligatorio y aplicable con carácter general que el mínimo horario abarque de 9.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 19.30 horas, de lunes a viernes, y de 10.00 a 13.00 horas, los sábados.

Asimismo, las oficinas de farmacia podrán permanecer abiertas un número de horas superior al establecido como horario mínimo, con presencia y actuación profesional de un farmacéutico identificado. A fin de garantizar esta presencia y actuación profesional de un farmacéutico durante la realización de horarios superiores al mínimo establecido, se exigirá la contratación de farmacéuticos adjuntos cuando la ampliación del horario semanal sea superior a cinco horas.

Los servicios de guardia tienen como finalidad garantizar la continuidad de la prestación farmacéutica a la población fuera del horario mínimo establecido, de forma que cubran ininterrumpidamente todas las horas del día.

Según recoge el Decreto, se establecerán en la Comunidad Autónoma los tipos de servicios de guardia diurna y de 24 horas, tanto en los días laborales como festivos. Los servicios de guardia diurna son los que prestan las oficinas de farmacia desde la hora de apertura hasta la hora que se fije, que estará comprendida entre las 20.00 y 24.00 horas, en días laborales, y entre las 15.00 y 17.00 horas, los festivos.

Respecto a los servicios de guardia de veinticuatro horas son los prestados de manera ininterrumpida desde la hora de inicio hasta la misma hora del día siguiente.

FARMACIAS DE GUARDIA

Con carácter excepcional, se autorizará el desarrollo de guardias localizadas en aquellos casos en que las farmacias, por su localización, deban soportar excesivos turnos de guardia, cuando la afluencia al servicio sea de escasa incidencia o cuando la atención a las urgencias sanitarias se realice de forma localizada. En estos casos, el farmacéutico deberá presentarse en la oficina de farmacia en un plazo no superior a quince minutos a partir del aviso reclamando su presencia.

Como norma general, los turnos de guardia de las oficinas de farmacia se organizarán por zona farmacéutica o, en su caso, por demarcación inferior, con la excepción de los casos de municipios constituidos por más de una zona farmacéutica, en los que los turnos de guardia podrán organizarse entre las farmacias comprendidas en ellas. Como regla general, el número y la distribución de las oficinas deberá asegurar la atención farmacéutica continuada a la población en un período de tiempo que no supere los quince minutos empleando los medios de transporte habituales.

En este sentido, la organización de turnos de guardia se realizará teniendo en cuenta la planificación que para los servicios de asistencia sanitaria continuada y de urgencia disponga el Servicio Canario de la Salud y del número de oficinas de farmacia existentes, de manera que se garantice el acceso por parte de los ciudadanos de la manera más fácil y cómoda posible.

Por otro lado, el Decreto regula que en las zonas en las que se pueda producir un aumento de la población de manera transitoria se incremente el número de farmacias de guardia, así como que, en situaciones extraordinarias, derivadas de una contingencia sanitaria, podrán establecerse servicios de guardia excepcionales.

Otro de los aspectos regulados en el Decreto es que, con carácter general, las oficinas de farmacia podrán permanecer cerradas por vacaciones, voluntariamente, por un período máximo de un mes al año, siempre que queden debidamente cubiertas las necesidades de atención farmacéutica.