Nueva demanda de paternidad contra el presidente Lugo

ASUNCIÓN (Reuters) - Una mujer de 27 años anunció el lunes que demandará al presidente paraguayo, Fernando Lugo, para que reconozca a su hijo de seis años, en la que sería la segunda acción judicial similar en menos de 15 días contra el ex obispo de la Iglesia Católica.

Lugo conmocionó al país la semana pasada cuando, presionado por una demanda judicial, admitió que es el padre de un niño de casi dos años, fruto de una relación con una joven cuando todavía era sacerdote. El presidente inscribió al niño en el registro e inició los trámites para que lleve su apellido.

En esta ocasión, Benigna Leguizamón, una vendedora de detergentes que reside en las afueras de Ciudad del Este, a unos 350 kilómetros de Asunción, dijo que pedirá a Lugo el reconocimiento de uno de sus cuatro hijos.

"He tenido una relación con este señor (Lugo). Yo ya era mayor. Y de dicha relación está esta criatura que está sufriendo (...) un día le voy a esperar, si no asume su responsabilidad mañana a las seis de la mañana presento la demanda", dijo Leguizamón a periodistas, poco después de haber presentado su caso ante la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia.

El Gobierno ha señalado en un comunicado que el presidente "está dispuesto a actuar siempre con el argumento de la verdad" y que ha nombrado a un equipo para atender los casos jurídicos que puedan presentarse, así como las preguntas de la prensa al respecto.

La mujer aseguró que la relación sentimental se inició en 2001, cuando era madre soltera de una niña.

"Acudí a pedir ayuda a monseñor Lugo porque el papá de mi primera hija me negaba la asistencia a la criatura", dijo al diario Ultima Hora.

"En ese momento, monseñor me dio su apoyo, pero se aprovechó de mi gran necesidad y me indujo a que tengamos relaciones. Al año quedé embarazada de él. Tuve a mi hijo con una partera empírica en la casita que vivía, cuyo alquiler él pagaba", aseguró en la entrevista.

Leguizamón dijo que no había denunciado al presidente por temor, pero que se había animado a hacerlo después de conocer el caso que salió a la luz la semana pasada.

"Me ofrecieron dinero para que lo denunciara en la campaña electoral, pero me negué porque no quiero que el caso de mi hijo sea manipulado. Él (Lugo) me pasó dinero hasta que mi hijo tuvo dos años, después fue cortando y hoy no responde mis llamadas", aseguró.