CCOO Canarias alerta de que la crisis incrementa la economía sumergida y el empleo irregular

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 30 (EUROPA PRESS)

Comisiones Obreras (CCOO) en Canarias ha alertado de que la crisis económica actual ha incrementado las situaciones de economía sumergida y el empleo irregular, por lo que el sindicado ha afirmado que continúa trabajando "por la mejora de las condiciones laborales y sociales de los trabajadores de todas las islas", informó hoy la Institución sindical en un comunicado.

Así, explicaron que la economía sumergida no sólo afecta a la persona que pierde su empleo, sino también a aquellas otras que, conservándolos, ven como sus condiciones de trabajo se deterioran.

Por esta motivo, CCOO Canarias ha presentado la 'Guía Sindical para la detección y actuación en las situaciones de empleo irregular'. "Es una guía interactiva en donde no sólo aporta el conocimiento de las implicaciones sociales, legales y laborales de las situaciones de irregularidad en los puestos de trabajo, sino que establece los cauces necesarios para su resolución satisfactoria para todas las partes", indicaron.

En este sentido, hicieron especial hincapié en la importancia de tener en cuenta que las consecuencias negativas de la economía sumergida y el empleo irregular "afecta a todos". En primer lugar a los trabajadores que no están dados de alta en la Seguridad Social, a los que trabajan sin contrato, con precariedad, o incertidumbre laboral, temporalidad, horas excesivas, incumplimiento de las normas de seguridad y prevención de riesgos laborales, entre otros.

También afecta a las empresas, puesto que estas actividades --economía sumergida y empleo irregular-- suponen una competencia desleal, ya que no todas actúan en el mercado de trabajo en las mismas condiciones, lo que significa un aumento de la carga fiscal de las empresas que cumplen con sus obligaciones, dificultad para consolidarse y para financiarse.

Finalmente, también perjudica al estado, puesto que frena el crecimiento económico, reducción de ingresos en los impuestos y la seguridad social, mayor carga fiscal a los que cotizamos, déficit de los servicios públicos por el disfrute de aquellos que no han contribuido a su financiación, datos macroeconómicos poco exactos.