CCOO se manifestará el 1 de mayo en Pamplona por la defensa del empleo, la inversión pública y protección social

PAMPLONA, 23 (EUROPA PRESS)

El sindicato CCOO de Navarra celebrará el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, con una manifestación en Pamplona bajo el lema 'Frente a la crisis empleo, inversión pública y protección social'.

La jornada festiva comenzará a las 11 horas con un almuerzo popular en la calle Tudela, para, a continuación, a las 12 horas, comenzar con una manifestación, que partirá desde la sede de CCOO en la Avenida Zaragoza, y recorrerá las calles Tudela, Ahóndiga, Paseo Sarasate, García Castañon, Avenida San Ignacio, Plaza Príncipe de Viana, Avenida Baja Navarra, Plaza de Merindades y calle Navarro Villoslada.

La marcha finalizará frente a la sede de la CEN con la intervención del secretario general de CCOO de Navarra, José María Molinero. Por último, a partir de las 14.30 horas, tendrá lugar una comida y un acto de homenaje a los personas que han cumplido 25 años de afiliación y que tendrá lugar en el Hotel Iruña Park. Para facilitar que los afiliados de las comarcas pueden desplazarse a Pamplona, habrá autobuses gratuitos desde Pamplona, Tudela, San Adrián y Estella.

Según explicó Molinero en rueda de prensa, la jornada de este año se enmarca en el marco de la "primera gran crisis de la era de la globalización" y se centrará en "solicitar un nuevo orden económico mundial, que sitúe a las personas en primer término y el trabajo decente, en el centro de la sociedad".

En este sentido, recalcó que los sindicatos de clase y los trabajadores a los que representan "van a exigir a los sectores financieros, a los banqueros, gobiernos y empresas y a las instituciones, que den una salida justa a esta situación". Por su parte, añadió, que CCOO "se va a comprometer a desempeñar el papel que le corresponde en la construcción de un futuro más justo".

Molinero subrayó que en el Primero de Mayo de este año, el sindicato "va a reiterar su apuesta por una salida a la crisis que sea favorable a las personas, ya que se trata de una crisis internacional que ha puesto en cuestión un modelo de económico capitalista, que además de ser injusto, ha fracasado estrepitosamente en el terreno económico".

Según recalcó, las huelgas "localistas son una pura forma de populismo y de tirar balones fuera, que no asume compromisos ni establece objetivos". A su juicio, estamos "ante un problema de caracter internacional y por tanto las respuestas deben ser globales y coordinadas desde el sindicalismo internacional y estatal".

Por eso, CCOO, junto con la Confederación Sindical Internacional y la Confederación Europea de Sindicatos, apuesta "de forma seria y contundente por revertir el sistema actual de la económica mundial impulsando un nuevo modelo de gobierno del mundo financiero y generando una regulación que establezca la primacía de la política sobre las finanzas, del trabajo frente al capital especulativo y donde se fijen las condiciones de un nuevo reparto de la riqueza".

Ademas del 1 de Mayo, CCOO se movilizará también el 14 del mismo mes en una euromanifestación que se va a celebrar conjuntamente en Madrid. A esa convocatoria, CCOO de Navarra desplazará a entre 400 y 500 delegados sindicales. Asimismo, un día después, el día 15 de mayo, habrá en Bruselas otra manifestación en los mismos términos y el 16, en Berlín y Praga.

Según criticó Molinero, la crisis internacional "agrava en Navarra y en España por efectos propios derivados por un modelo económico de crecimiento insostenible como resultado de nuestro débil modelo productivo".

Navarra y España, añadió, "requieren de cambios importantes y urgentes, pero estos no pueden consistir, bajo ningún concepto, en el abaratamiento de los puestos laborales, tal y como reclaman algunos sectores de la CEOE, ya que la crisis no tiene su origen en el mercado laboral y por tanto la solución no pude venir de reformas laborales que únicamente servirían para acelerar la destrucción de empleo".

En este sentido, lamentó que las medidas puestas en marcha por los gobiernos central y foral "no han conseguido poner término al intenso proceso de destrucción de empleo". Ante esta situación, apostó por el diálogo social "promoviendo un acuerdo orientado a tener más y mejor empleo, ampliar la protección social e impulsar la economía productiva".