Corbacho dice que el reto de 2009, más que generar empleo, es frenar su destrucción

  • Madrid, 5 abr (EFE).- El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cree que el principal reto de este año en materia de empleo es frenar su destrucción, ya que la creación de puestos de trabajo no es posible mientras la economía no crezca por encima del 1,5 por ciento.

Corbacho dice que el reto de 2009, más que generar empleo, es frenar su destrucción

Corbacho dice que el reto de 2009, más que generar empleo, es frenar su destrucción

Corbacho afirma que el reto de 2009, más que generar empleo, es frenar su destrucción

Corbacho afirma que el reto de 2009, más que generar empleo, es frenar su destrucción

Madrid, 5 abr (EFE).- El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cree que el principal reto de este año en materia de empleo es frenar su destrucción, ya que la creación de puestos de trabajo no es posible mientras la economía no crezca por encima del 1,5 por ciento.

Así lo manifestó el ministro durante una entrevista concedida a la Agencia EFE, en la que explicó que la recuperación de la economía española depende de "asuntos internos", pero, además, de la recuperación económica internacional.

Corbacho afirmó que, pese a los datos del paro de marzo, tanto en ese mes como en febrero se ha moderado la tendencia en la pérdida de empleo, y auguró que si eso se mantiene, en abril y mayo la destrucción de empleo podría dejar de ser "tan fuerte y tan masiva".

Recordó que la destrucción de empleo comenzó en agosto de 2008 y que, a partir de ese momento, se convirtió en un "huracán" que fue tomando fuerza hasta su concreción en noviembre, diciembre y, sobre todo, enero de 2009, de tal forma que en sólo seis meses se destruyeron un millón de puestos de trabajo.

De ellos, explicó Corbacho, 700.000 corresponden al sector de la construcción, cuyo proceso de destrucción de empleo sufrió "una caída vertical" que se ha mantenido hasta ahora.

No obstante, aseveró que tiene "casi la certeza" de que el ajuste en ese sector llegará a su fin en los próximos dos meses y que a ello contribuirá el Fondo Estatal de Inversión Local.

Apuntó que es posible la cifra de 90.000 empleos que, según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, generará este Fondo, si bien eso no significa, dijo, que ya se haya llegado a este número de contratos.

Corbacho advirtió de que aunque en dos meses deje de destruirse empleo en la construcción, la industria y los servicios "tomarán el relevo" en la pérdida de puestos de trabajo.

El ministro de Trabajo subrayó que el Gobierno asumirá siempre el pago de las prestaciones por desempleo -que en febrero alcanzó la cifra histórica de 2.610 millones de euros-, aún en el caso de el número de desempleados siga aumentando.

"Lo que no va a hacer nunca este Gobierno es decirle a quien ha perdido su empleo que no va a cobrar el paro porque se ha agotado el presupuesto, incluso si la tasa se dispara", aseguró.

Gorbacho se declaró "revolucionario" en este aspecto, porque no admite que un país que es la octava potencia del mundo, deje "en la frontera de la exclusión social" a quienes han tenido la desgracia de perder su trabajo.

"Ahí no acepto doctrina, ni la del déficit, ni mucho menos, bajar los impuestos", precisó.

El ministro espera que las cifras mensuales dejen de crecer al ritmo que lo han hecho en meses anteriores, porque "sería la mejor demostración de que el paro no sigue aumentando".

Pero en este paréntesis, "que puede ser más o menos largo", habrá dinero de los Presupuesto Generales del Estado para atender a estas personas, dijo, y recordó que el Gobierno ya va a transferir este año 10.000 millones de euros.

Corbacho hizo una reflexión "para quien quiera leerla" y es que si nadie ha cuestionado la compra de activos para los bancos, "no vamos a plantear la gran discusión para garantizar que los parados puedan seguir cobrando 800 euros de media, que es lo que perciben".