Lo que no se ve de la EPA: el adiós de los latinos, 35.000 trabajos de un día...

  • Afloran los síntomas de precariedad: mientras el empleo fijo se desploma, aumenta el número de trabajadores temporales y a tiempo parcial.

  • Por primera vez en más de una década hay más europeos que latinoamericanos buscando trabajo en España.

Inmigrantes retornados computarán el tiempo trabajado en España

Inmigrantes retornados computarán el tiempo trabajado en España

La Encuesta de Población Activa es la referencia oficial a la hora de conocer el nivel de paro, ocupación y tasa de actividad de la economía española. Pero al margen de esas grandes cifras que ocupan los titulares, el trabajo del Instituto Nacional de Estadística ofrece en sus más de 400 unidades de información cientos de miles de datos que permiten conocer aspectos poco conocidos del mercado laboral. Les resumimos los más llamativos:

1. Por primera vez hay más trabajadores europeos que latinoamericanos en España. La EPA del cuarto trimestre ha arrojado un cambio de tendencia histórico en el mercado laboral español. Por primera vez en cerca de quince años hay más ciudadanos de la UE (1.109.300) que de Latinoamérica (1.071.300) trabajando o buscando un empleo en nuestro país. Hace apenas cinco años, el número de trabajadores de origen latinoamericano que buscaba aquí una oportunidad laboral superaba en 600.000 el número de europeos.

2. Más de 550.000 extranjeros han dejado el mercado de trabajo español. A principios del año 2009 llegó a haber 3.724.500 trabajadores foráneos trabajando o buscando activamente empleo en España. Al cierre de 2013 esa cifra ha caído hasta los 3.175.900, después de que durante el año pasado otros 168.400 abandonaran la búsqueda de empleo en nuestro país. Los datos auguran más salidas en el futuro próximo. El año pasado 109.000 extranjeros perdieron su empleo en España.

3. Empleados a tiempo parcial...a la fuerza. El número de trabajadores con empleo a tiempo parcial en España se incrementó el año pasado en 140.400 personas. ¿Buenas noticias? Depende de cómo se vea. El Gobierno ve en el trabajo a tiempo parcial una veta a explotar para reanimar la creación de empleo y está retocando el marco legal para hacerla lo más atractiva posible. Sin embargo, los trabajadores sólo lo ven como una última opción. Apenas 173.400 de los cerca de 2,8 millones de empleados a tiempo parcial que hay en España admiten que tienen esta jornada por decisión propia, una amplia mayoría (63%) reconocen que admitieron el empleo por no encontrar uno de jornada completa.

4. Los contratos que se crean son temporales y por menos de un año. Al 87% de los trabajadores que fueron contratados o renovados en el último trimestre del año se les hizo un contrato temporal y más de la mitad se tuvieron que conformar con un contrato laboral por menos de un año. Ésta se ha convertido en la opción más común de entrar en el mercado de trabajo en la España de hoy. Conseguir un contrato fijo le convierte a uno en una curiosidad estadística.

5. 35.000 'empleados por un día'. Otra cara de esta temporalización del mercado laboral es la duración de los contratos. Según Estadística, hay 3.286.500 trabajadores con contratos temporales en España, de los cuales más de la mitad tienen relaciones laborales que no superan el mes de duración. El caso más extremo son los contratos de un día que alcanzaron a más de 35.400 personas.

6. Más de 700.000 empleados echan más horas que antes. Una de las características más llamativas del mercado laboral español es que durante toda la crisis ha hecho compatible una destrucción masiva de empleo con la realización de millones de horas extra. Pareciera como si las empresas hubieran cubierto el exceso de carga de trabajo generado por los ajustes de plantilla, pidiendo un sobreesfuerzo a los trabajadores que conservaron su empleo. Los que muestra la EPA es que en el último trimestre del año pasado 698.200 trabajadores echaron más horas de las habituales, 100.000 más que el año anterior.

7. Medio millón de trabajadores se dan por vencidos. La parte más dura de todo este escenario es muchos trabajadores han perdido la fé en encontrar un empleo. Estadística los tiene identificados: hay 515.300 personas en España que han dejado de buscar un empleo porque no tienen ya ninguna confianza en encontrarlo.

8. 385.100 jóvenes no saben lo que es un contrato.En el año 2008 la mitad de los jóvenes de entre 16 y 24 años vivían con un ojo en los estudios y otro en el mercado laboral. Muchos intentaban compatibilizar ambas cosas y otros muchos, nada menos que un 40%, decidieron directamente aparcar los libros. Luego vino la crisis, los jóvenes fueron expulsados masivamente del mercado de trabajo y una mayoría decidió refugiarse en los estudios hasta que escampara. Esto no ha impedido que se haya producido un cierto embalsamiento de jóvenes que han finalizado sus estudios, pero que no han encontrado acomodo en el mercado laboral: 385.100 jóvenes esperan todavía su primer contrato.

9. Los funcionarios echan más horas que los empleados del sector privado. No sea usted incrédulo. Es una verdad estadística. Según lo que los trabajadores cuentan a los encuestadores de la EPA, la jornada semanal media de un empleado del sector público se aproxima a las 37 horas, mientras que los asalariados del sector privado hacen una media de 36,5 horas. ¿Adiós a un mito? No tan rápido. Las jornadas a tiempo parcial y las reducciones de jornada por EREs y demás se concentran, sobre todo, en el sector privado lo que condiona el dato. Claro que se puede estar peor: Los autónomos aseguran hacer 45 horas semanales y los empresarios con personal a cargo hasta 49.

10. Cinco millones de parados confían en que un amigo les saque del atolladero. A la hora de buscar empleo, los parados españoles siguen confiando sobre todo en su red de amistades y conocidos. Según, la EPA, éste es el método de búsqueda de empleo más extendido en España, donde lo utilizan más de cinco millones de parados. El segundo método más extendido es el contacto personal con el empresario o el tradicional envío del curriculum. El 54% también han recurrido a los Servicios Públicos de Empleo, el 27% han presentado su perfil a una empresa de colocación privada, mientras que un 40% (2,4 millones) ya mueven su perfil profesional en internet.