Más de 200 personas consiguieron empleo en Mallorca en 2008 gracias a los servicios de Cáritas

PALMA DE MALLORCA, 18 (EUROPA PRESS)

Un total de 239 personas consiguieron encontrar empleo durante el pasado año en Mallorca gracias a los distintos servicios que ofrece Cáritas como los talleres de orientación laboral, las actividades formativas o la intermediación laboral que se realiza con las empresas de la isla que estén interesadas.

Fuentes de la entidad caritativa, en declaraciones a Europa Press, remarcaron que en 2008 hubo un total de 3.507 personas de la isla que se beneficiaron de alguno de los proyectos desarrollados por Cáritas en su programa de ocupación. Entre éstas, destacaron los 629 individuos que asistieron a los talleres de búsqueda de empleo desarrollados en Palma.

En cuanto al perfil de las personas que acuden a Cáritas para tener apoyo en temas laborales, señalaron que éste es "muy variado" puesto que depende del programa concreto en el que participan. Así, manifestaron que en el de búsqueda de empleo hay una amplia presencia de inmigrantes, tanto de personas que se encuentran en una situación regular como las que están irregularmente.

Por otra parte, la misma fuente señaló que a las actividades formativas suelen acudir personas que no tienen facilidades para acceder al mercado laboral como, por ejemplo, "gente con poca salud mental o drogodependientes". No obstante, a las iniciativas de intermediación laboral acuden individuos que se encuentran en una situación "muy normalizada".

La mayoría de las personas que lograron conseguir empleo durante el pasado año lo hicieron en puestos de trabajo doméstico o en el cuidado de personas mayores.

12.000 PERSONAS CONSIGUIERON TRABAJO EN TODA ESPAÑA

A nivel nacional, Cáritas logró ayudar a un total de 12.000 personas a que encontrasen un puesto de empleo. Entre estas personas, cabe destacar que el 65 por ciento de ellas fueron mujeres jóvenes, de entre los 30 y los 35 años de edad, con responsabilidades familiares no compartidas, escasamente cualificadas y sin experiencia laboral suficiente.

No obstante, en 2008 también se registró un incremento de ocho puntos en el porcentaje de hombres. Por edades, el 53 por ciento de los usuarios son menores de 35 años, entre los que destacan los jóvenes, con los que el sistema escolar ha fracasado, y los mayores de 45 a 55 años, con una trayectoria de ocupación estable que se ha visto truncada por la crisis.

Con estos datos, Cáritas remarcó que estos datos reflejan que las personas son estudios son las primeras que pierden el trabajo. Así, señaló que si en 2007 participaron en itinerarios de inserción un 54 por ciento de personas sin estudios o con sólo educación primaria, en 2008 el porcentaje aumentó hasta el 75 por ciento.

Por otra parte, la población inmigrante a nivel nacional supone un 59 por ciento de las personas atendidas en los servicios de ocupación de Cáritas.