ESPAÑA Consulte aquí la lista de morosos

(AMPLIACIÓN) EL BANCO DE ESPAÑA ABOGA POR REDUCIR LAS DIFERENCIAS ENTRE CONTRATOS Y PIDE REVISAR IMPUESTOS INDIRECTOS

MADRID|
El gobernador del Banco de España, Luis Linde, aseguró este martes que “la reducción de las diferencias entre los distintos tipos de contrato contribuiría a favorecer el avance de la productividad” y abogó por revisar los impuestos indirectos, particularmente los especiales y medioambientales.Así lo señaló durante su comparecencia en la Comisión de Economía, Industria y Competitividad del Congreso de los Diputados, a la que acudió para presentar el Informe Anual del Banco de España correspondiente al ejercicio 2016.Linde explicó que las cuatro prioridades que debe atender la economía española son la necesidad de combatir los efectos del envejecimiento de la población, luchar contra el desempleo de larga duración, incrementar el avance de la productividad y reducir el endeudamiento público.En este sentido, el responsable del organismo supervisor subrayó que “hay aspectos de la regulación laboral que influyen en el débil crecimiento de la productividad” y destacó que “la vinculación de los aumentos salariales a nivel de empresa con la evolución de la productividad sigue siendo muy reducida”.Adicionalmente, explicó que el hecho de que los trabajadores con contrato temporal sigan asumiendo la mayor parte del peso de los ajustes “incrementa la volatilidad del empleo y desincentiva la formación”.Linde también señaló que “sería deseable” revisar “ciertos elementos regulatorios” existentes en la industria del transporte, la energía, las telecomunicaciones o los servicios profesionales, ya que “hay aspectos que influyen en el débil crecimiento de la productividad”.REVISAR IMPUESTOS Y REDUCIR DEUDAPor otra parte, se refirió a los ingresos tributarios y aseguró que “debería considerarse una revisión de la composición de figuras impositivas” para obtener la recaudación “necesaria del modo más estable y eficiente posible”.En concreto, explicó que España destaca en el entorno europeo por presentar un peso de los ingresos tributarios sobre el PIB “relativamente reducido” por el "bajo peso relativo" de los impuestos indirectos, y particularmente los medioambientales y especiales.Del mismo modo, incidió en la necesidad de reducir el “elevado” endeudamiento público para “atenuar la vulnerabilidad” de las cuentas públicas y restablecer la “capacidad de maniobra fiscal ante eventuales perturbaciones negativas”. No obstante, advirtió de que incluso en el “actual entorno favorable” de crecimiento económico con bajos tipos de interés “es reducida la probabilidad de que el nivel de deuda de las administraciones públicas españolas se sitúe por debajo” del 60% del PIB en la próxima década.También llamó la atención respecto a que las condiciones de financiación de la deuda pública “pueden volverse menos favorables” y tener un “impacto significativo” sobre el gasto en intereses, aunque “tardaría un tiempo en manifestarse”.Linde insistió en la “racionalización y eficiencia del gasto público”, priorizando las partidas que presentan un “mayor potencial para mejorar la productividad y el crecimiento a largo plazo”.PENSIONESEn lo que se refiere al sistema de pensiones, el gobernador del Banco de España valoró las últimas reformas introducidas, como el retraso de la edad de jubilación o la introducción del factor de sostenibilidad, que “han contribuido a contener el aumento del gasto y a reforzar la sostenibilidad a largo plazo” del sistema.Sin embargo, recalcó que “en ausencia de incrementos de los ingresos”, el mecanismo “descansaría principalmente sobre una disminución de la pensión media” con respecto al salario medio, que es la tasa de sustitución.De cara al futuro, Linde consideró “conveniente” establecer una ‘tasa de sustitución objetivo’ para adecuar los ingresos del sistema, y que la reforma que finalmente se acuerde suponga un “aumento de la transparencia” del sistema y un “refuerzo” de la relación entre contribuciones y prestaciones.