(Ampli.) Corbacho aboga por prolongar la vida laboral al "máximo legal" para pagar las pensiones

Asegura que "en el peor de los escenarios de la crisis", la Seguridad Social obtendrá un superávit del 0,4% del PIB en 2009

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró hoy que las pensiones están "plenamente garantizadas ahora y en el futuro", pero admitió la necesidad de abordar "reformas sin precipitación" para hacer frente a los retos derivados del envejecimiento de la población, ante los que propuso incentivar la prolongación la vida laboral activa para acercarla al máximo legal de 65 años, desde la media actual de 63 años y diez meses.

Asimismo, abogó por las políticas de impulso a la natalidad, la incorporación de la mujer al mercado laboral y una mayor eficacia en la administración y en la correspondencia entre aportaciones y prestaciones, y en los procesos de gestión, a fin de mantener y reforzar la confianza de los españoles en su sistema de pensiones, sin convertirlo en un "arma arrojadiza" con intencionalidad política.

Durante su comparecencia ente la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo, Corbacho aseguró que "en el peor de los escenarios", la Seguridad Social cerrará 2009 con un superávit del 0,4% 2009, aunque la previsión en estos momentos está en el 0,5%. "Un resultado positivo, dada la actual situación", señaló.

ESFUERZO NOTABLE PARA SUBIR LAS PENSIONES.

No obstante, admitió que "es lógico" que la crisis económica y el fuerte incremento del desempleo afecten a las cotizaciones de la Seguridad Social, pero defendió "con rotundidad" que el sistema "goza de una magnífica salud financiera" pese a la crisis y ha permitido un "esfuerzo notable" en 2009 para garantizar la subida de las pensiones.

"El Gobierno nunca lo ha ocultado, pese a la magnífica evolución de los últimos años", señaló Corbacho, quien incidió en que las reformas necesarias deben hacerse de forma progresiva y evitar así perjuicios para los ciudadanos.

El ministro quiso responder así "al debate no siempre sosegado" sobre la solidez del sistema y, aunque eludió mencionar las advertencias del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sí señaló que "es lógico" que en la actual coyuntura económica el resultado sea "menos positivo" que en ejercicios anteriores.

"EL SISTEMA ES VIABLE".

En este sentido, Corbacho insistió en que las cuentas del sistema están saneadas, pese a un "repunte moderado" de la morosidad del 0,4%, mientras que el Fondo de Reserva supera los 58.000 millones. "Nuestro sistema de Seguridad Social es sólido, equilibrado y viable más allá de los efectos coyunturales de la crisis" incidió el ministro.

Ello se debe, aseguró, al fuerte incremento de la afiliación en los últimos años, hasta superar por primera vez los 18 millones de afiliados en el momento "álgido de la crisis", mientras que, a pesar de la pérdida de empleo, se mantiene las afiliaciones con bases más altas de cotización, que suponen "una importante fuerte de ingresos".

"PAULATINO RETRASO" EN LA EDAD DE JUBILACIÓN.

Además, incidió en que el número de nuevos pensionistas se encuentra estabilizado, con un "paulatino retraso" en la edad de jubilación en una media de 63 años y 10 meses, mientras que las prejubilaciones representan en el primer trimestre del año un 61,7% del total. Asimismo, el ratio de cotizantes-pensionistas está situado actualmente en el 2,6.

No obstante, Corbacho incidió en que la solidez de las pensiones no implica que no haya que abordar reformas que aseguren su sostenibilidad a largo plazo, pero añadió que deben plantearse con la "máxima responsabilidad" dentro del Pacto de Toledo, por lo que pidió "contención y prudencia" a los grupos parlamentarios en sus propuestas.

REPROCHES DEL PP Y RESPALDO DE IU.

El portavoz del PP en la Comisión, Tomás Burgos, calificó de "inciertas" las medidas propuestas por Corbacho, a quien reprochó que "interfiera" en el debate sobre la renovación del Pacto de Toledo con sus críticas a Fernández Ordóñez. Además, reclamó que se utilice el superávit de tesorería de la Seguridad Social, cifrado en 22.000 millones de euros por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para incrementar el volumen del Fondo de Reserva.

Por su parte, el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, aplaudió la "contundencia" con la que, a su juicio, el ministro de Trabajo ha despejado las "dudas" sobre la viabilidad de la Seguridad Social, "cerrando el paso" a la "polémica interesada" contra las pensiones públicas. "La campaña por los retrocesos sociales va a arreciar", advirtió Llamazares a Corbacho.

En respuesta a las palabras de Llamazares, el representante del PNV, Emilio Olabarría, recordó al ministro que la decimocuarta recomendación del Pacto de Toledo aboga por el sistema complementario privado de la Seguridad Social. "Espero que no esté derogado ya", incidió, lamentando la "estigmatización" de los fondos privados de pensiones.

CIU PIDE UN COMRPOMISO PARA LAS REFORMAS.

El portavoz de asuntos sociales de CiU, Carles Campuzano, lamentó que se haya generado una "polémica innecesaria" a cuenta de las pensiones, y pidió al ministro que se comprometa a avanzar en las reformas del sistema como "única posibilidad" para su viabilidad, con un acuerdo político que haga posible el acuerdo parlamentario y social en esta legislatura. "Existe un amplísimo margen para ello", aseguró, brindando el apoyo al Gobierno de la federación catalana.

Por último, la socialista Isabel López i Chamosa afeó a su homólogo 'popular' que sea "un mal oyente" por no aceptar que el ministro "ha hecho lo que tenía que hacer", al ratificar la solvencia de la Seguridad Social, y defendió que el objetivo de la Comisión del Pacto de Toledo es plantear las reformas necesarias en su seno a través de un acuerdo, como se hizo en sus ediciones anteriores. "Entonces, nunca discutimos nuestras propuestas en medios de comunicación", señaló.