EB secundará mañana en Bilbao la manifestación convocada por prejubilados y pensionistas para pedir pensiones "mínimas"

Pide que Cobienro central incremente "con carácter urgente" el Salario Mínimo Interprofesional a 1.100 euros

BILBAO, 19 (EUROPA PRESS)

Ezker Batua Berdeak secundará mañana en Bilbao la manifestación convocada por la Federación Vasca de Asociaciones de Prejubilados y Pensionistas (FEVAAS), para reclamar unas pensiones "dignas", según informó en un comunicado de prensa

A la marcha, que partirá a las once y madia de la mañana desde la Plaza del Sagrado Corazón y finalizará en el Arenal, acudirán el coordinador general de EB, Mikel Arana, el portavoz, Serafín Llamas, el responsable de la Secretaría de Políticas Sociales, Fernando Consuegra, y la miembro de Presidencia, Carmen Martiarena.

En un comunicado, EB reclamó una Ley Integral de las Personas Mayores "que reconozca todos los derechos de este colectivo, garantice su participación activa en la toma de decisiones en aquellas materias que les afecten y consolide la necesaria coordinación entre las diferentes Administraciones Públicas", Gobierno vasco, Diputaciones Forales y Ayuntamientos.

SALARIO MINIMO

La organización de izquierda recordó que las previsiones para 2015 apuntan a que las personas mayores de 65 años representarán más del 21 por ciento de la población vasca, y exigió al Gobierno central que, "con carácter urgente, incremente el Salario Mínimo Interprofesional a 1.100 euros y equipare todas las pensiones a esta cantidad". "Esta medida se inscribe en las Recomendaciones de la Carta Social Europea, que insta a fijar el SMI en el 60 por ciento del salario medio", recordó.

Por otra parte, EB reivindicó el derecho de las mujeres viudas a percibir el 100 por cien de la base reguladora del sueldo o la pensión del marido, que ahora está cifrada en el 52 por ciento. Hasta que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero asuma esta responsabilidad, EB planteará en el Parlamento que sea el Gobierno vasco quien complemente todas las pensiones hasta la cifra de 1.100 euros "descontando esta cantidad del cupo anual".

A juicio de EB, se trata de "una obligación política y moral que obedece a criterios de equidad, contribuirá a erradicar el fenómeno de la feminización de la pobreza y asegurará una calidad de vida digna a todas las personas mayores.