Granado augura buenos datos para la Seguridad Social este mes y descarta déficit en 2009 y 2010

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, aseguró hoy que mayo "va a ser un buen mes para la Seguridad Social" y que así lo reflejarán los datos de afiliación, e insistió en que el sistema se encuentra "en mejor situación que nunca" y que no entrará en déficit ni este año "ni muy probablemente" el próximo.

Granado, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, indicó que, tal y como han reflejado hoy las cifras de Contabilidad Nacional del primer trimestres publicadas por el INE, el primer trimestre de 2009 ha sido "el peor del peor año de la crisis", pero precisó que algunos indicadores empiezan a mostrar que España está saliendo "del centro de la tormenta".

"Los procesos de destrucción de empleo se van a ir moderando. los indicadores que tenemos de éste y el pasado mes son francamente de inversión de tendencia, pero no sabemos si son puramente coyunturales o si van a seguir progresando en los próximos meses. Nosotros confiamos en que sí", apuntó Granado, que señaló como datos positivos de las últimas semanas la mejora del consumo, los datos de ocupación del sector turístico y la reducción de la tasa de morosidad.

Pese al panorama económico, el secretario de Estado insistió en la buena situación que atraviesa el sistema de la Seguridad Social, la única institución con superávit. "El sistema de pensiones no peligra porque está en mejor situación que nunca y es la primera prioridad de los Grupos Políticos. En los países que tenemos un sistema de reparto, donde las pensiones se pagan dentro del presupuesto del Estado, por mala que fuera la situación del sistema de pensiones, el Estado saldría al rescate. Pero aunque estamos muy bien, no podemos repantingarnos en el sofá y no hacer nada", afirmó.

Granado se mostró convencido de que la Seguridad Social no registrará 'números rojos' ni en 2009 ni probablemente en 2010, pero precisó que si llegara esa situación tampoco pasaría nada y las pensiones se seguirían pagando.

"Por tener déficit no pasa nada. Los empleados públicos del Estado, de las comunidades y de los ayuntamientos, todos con déficit, ¿tienen algún problema para cobrar sus nóminas? (...) Tenemos un Fondo de Reserva de 58.000 millones y 7.000 millones en otro tipo de reservas y si hubiera un leve déficit no habría ningún inconveniente, pero yo sinceramente pienso que no lo va a haber", insistió.

En su opinión, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hizo muy bien su trabajo alertando de esta posibilidad. "Él hace como uno de esos profetas arrepentidos: nos sitúa ante nuestros excesos y pecados y nos dice que corrijamos el mundo, y nosotros le hacemos caso e intentamos quitarle la razón respecto a sus peores previsiones", dijo.

Para el secretario de Estado, la buena situación del sistema "es perfectamente sostenible" si se efectúan reformas "muy moderadas", que en ningún caso deberían pasar por adelantar la edad de jubilación. "Una de las principales fortalezas del sistema de pensiones español es que tenemos una edad de jubilación razonable, que ahora está en 63 años y 10 meses (edad real), y lo que no podemos hacer, porque eso sí es insostenible, es jubilarnos cinco o seis años antes todos", enfatizó.

NO SOSTENER EL SISTEMA VÍA IMPUESTOS.

Dichas reformas, explicó Granado, no deberían centrarse sólo en el sistema de pensiones, sino ir más allá y actuar, por ejemplo, sobre la economía sumergida y sobre el empleo, pero no rebajando los costes del despido, sino cambiando las condiciones de trabajo para que aumente la ocupación.

"Tenemos que conseguir que los problemas del mercado de trabajo no se solucionen excluyendo a la gente, porque en este país todo se soluciona despidiendo o prejubilando. Si a una persona le duele la espalda va a pedir una pensión de incapacidad en lugar de buscar trabajo en algo donde le duela menos la espalda. Hay que asignar las prestaciones a quienes más lo necesitan, que son los mayores de 65 años", manifestó.

Preguntado por la opinión del secretario general de UGT, Cándido Méndez, de instaurar una especie de contribución universal con cargo a las rentas para sostener el sistema, Granado rechazó esa posibilidad y destacó que sufragar las pensiones con cotizaciones sociales, como ocurre en la actualidad, tiene más ventajas que hacerlo a costa de otro tipo de mecanismos más cercanos a los impuestos. Entre dichas ventajas, citó que el trabajador siempre sabe que su pensión estará en relación con lo aportado en su vida laboral.

"Si hacemos depender las pensiones de los impuestos entonces dará igual pagar mucho o poco. Si perdemos esa relación entre lo que se paga y lo que se cobra, podemos tener un efecto perverso, que es que la gente pague menos y al final tendríamos menos para repartir, porque pagamos las pensiones con lo que cobramos a los cotizantes", incidió.

CAMBIOS EN PENSIONES DE VIUDEDAD.

En cuanto a la situación de las pensiones de viudedad, Granado recordó que ya se han hecho reformas importantes en este campo, como conceder estas prestaciones a parejas de hecho, pero se mostró partidario de profundizar más en los cambios.

Según explicó, el colectivo de viudos y viudas es "muy binario", pues conviven dos situaciones: la de los viudos/as que fundamentalmente son mayores de 65 años, que no han trabajado nunca y viven de la pensión de viudedad como único recurso, y las de las nuevas generaciones de hombres y mujeres, donde ambos colectivos trabajan en igual condición.

"Tememos que transitar desde el máximo respeto y desde seguir mejorando la protección para las viudas y viudos mayores, hacia una pensión que incorpore el hecho de que las mujeres trabajan, de que existe divorcio, de que ya la única fuente de supervivencia no es la pensión del marido, incluso cuando éste ha fallecido", dijo.