Toxo apuesta por "flexibilizar" la jubilación

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, abogó hoy por desarrollar la "edad de jubilación flexible" entre las medidas para garantizar a "medio y largo plazo" la sostenibilidad del sistema de pensiones y abogó por culminar la reforma del mismo antes de que acabe la legislatura, en 2012.

Durante su primera comparecencia ante la Comisión del Congreso de los Diputados para la renovación del Pacto del Toledo, Toxo descartó como prioritario abordar el retraso obligatorio de la edad de jubilación, pero sí planteó la necesidad de introducir factores de mejora para incentivar la permanencia en el mercado laboral de las personas a partir de los 65 años.

No obstante, señaló que esto no implica una restricción de las prejubilaciones que, a su juicio, son neutras en término de caja. En este sentido, indicó que la jubilación anticipada puede generalizarse desde los 61 años sin que grave al sistema, reduciendo además la edad mínima de jubilación para sectores de actividad con riesgo para la salud. Por contra, instó a potenciar el papel de los mayores de 55 años en el mercado laboral.

Además, aseguró que no ve "urgente" incrementar el periodo de cálculo de las pensiones en el momento actual, y advirtió de que esta cuestión debería tratarse dentro de las reformas paramétricas del sistema de pensiones, con el fin de estudiar su impacto. "Sinceramente, nos parecen más urgentes abordar otras cuestiones", insistió.

Toxo reafirmó el compromiso de su sindicato para contribuir, en el marco del diálogo social, a la renovación del sistema público de pensiones, para lo que pidió "huir de análisis cortoplacistas", pues el objetivo de la reforma debería ser, su juicio, alcanzar la "máxima cobertura" de la población con una renta suficiente para sus beneficiarios, financieramente sostenible y compatible con "mejoras sensibles" de la calidad de vida de los pensionistas.

"Creemos que la reforma debe cerrarse en esta legislatura", señaló el líder de CC.OO., si bien manifestó que no debe tomarse ninguna decisión antes de que la Comisión del Pacto de Toledo tenga finalizadas sus conclusiones en un "tiempo útil", para ser "pieza fundamental" de un gran pacto por la economía, el empleo y la cohesión social. "La evolución del PIB es clave", recordó Toxo.

LAS PENSIONES GOZAN DE BUENA SALUD

Asimismo, defendió que el sistema de pensiones español goza en estos momentos "de buena salud", aunque advirtió de que su estabilidad requiere de un número suficiente de cotizantes, lo que choca con las "inaceptables cifras de desempleo" registradas en los últimos meses.

No obstante, descartó el déficit ordinario que, a su juicio, "algunos predican, bien por desconocimiento o convicción", pues para CC.OO. aún existen "palancas más que razonables" para evitarlo, por lo que pidió "confianza". "No creemos que se pierda el superávit ni en los peores momentos de la crisis", señaló Toxo, desmarcándose de esta forma del aviso lanzado por el gobernador del Banco de España. Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hace dos semanas.

RECHAZO A REBAJAR LAS COTIZACIONES SOCIALES

Aun así, advirtió de que si la Seguridad Social entra en "algún déficit coyuntural", éste sería "puntual", con una duración de uno o dos años y no pondría en riesgo a las pensiones, pues la obligación del Gobierno es garantizar la sostenibilidad del sistema, así como garantizar la protección de los desempleados, a través de "decisiones excepcionales" y concertadas entre las comunidades autónomas. "El Estado tiene que hacer un esfuerzo", incidió.

Pero en este escenario, Toxo no ve "margen" para la rebaja de las cotizaciones sociales. En este sentido, puso como ejemplo que un recorte del 3% supondría "perder" 11.000 millones, mientras que un 5% "que se ha llegado a pedir en un momento de euforia incontrolada" restaría 19.00 millones al gasto social, que irían a parar "a las cuentas de resultados de las empresas.

"La Seguridad Social, en términos de sistema de pensiones, no está en déficit, pero si se toman las decisiones equivocadas, puede entrar en dificultades en un plazo corto", advirtió el dirigente sindical.

ELEVAR LOS SALARIOS

Asimismo, aseguró que el incremento de los salarios de los trabajadores supondría una mejora del sistema de pensiones. "Si los costes laborales son más elevados, las prestaciones serán más elevadas", argumentó. En este sentido, abogó por elevar el Salario Mínimo Interprofesional al 60% del salario medio, un objetivo que espera se logre entre esta legislatura y la siguiente.

Además, incidió en la necesidad de fomentar los sistemas complementarios de pensiones tanto como mecanismo de ahorro como para apoyar al sistema de reparto, al tiempo que reiteró la necesidad de acelerar al 2012 la separación de fuentes de financiación de la Seguridad Social y mejorar la lucha contra el fraude y la economía sumergida.

El dirigente sindical advirtió de que existirán "evidentes tensiones demográficas a medio y largo plazo" que tendrán un "efecto indudable" sobre las pensiones, debido al envejecimiento de la población y a la incorporación de la población inmigrante al cuerpo de los pensionistas.