Gobierno aragonés y Ministerio de Trabajo impulsan, a través de un convenio, la colaboración en materia sanitaria

HUESCA, 30 (EUROPA PRESS)

La consejera de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Luisa María Noeno, y el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, firmaron hoy en el Parque Tecnológico Walqa de Huesca, un protocolo de colaboración en materia de asistencia sanitaria. Al acto asistió también el presidente del Ejecutivo autónomo, Marcelino Iglesias.

Este protocolo tiene por objeto fomentar la utilización recíproca de los centros sanitarios que configuran el sistema de salud de Aragón y los adscritos a las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social.

El texto de cooperación responde al interés de las autoridades sanitarias de garantizar a todos los ciudadanos equidad, accesibilidad y efectividad en el acceso a la asistencia sanitaria pública, estableciendo mecanismos y procedimientos de coordinación y colaboración con todos los centros sanitarios de carácter público, de tal forma que se complemente la oferta sanitaria y se obtenga así una mayor eficiencia de los recursos.

En este caso concreto, el mecanismo de colaboración se establece entre dos redes asistenciales distintas. Una es la que se ocupa de la enfermedad común y el accidente no laboral y, la otra, la que atiende a las contingencias profesionales. Con este protocolo se establece el marco jurídico para la utilización compartida de los recursos de los dos sistemas de salud, de tal forma que se contribuye a la mejora de la eficiencia, y para el posterior desarrollo de acuerdos puntuales con centros sanitarios dependientes del Ministerio.

CENTRO DE GESTIÓN DOCUMENTAL

Por otra parte, el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Alberto Larraz, y la consejera de Salud y Consumo, han realizado hoy también una visita al nuevo Centro de Gestión Documental de la Seguridad Social, que se ubica en Walqa.

El proyecto tiene como objetivo la digitalización de los 3,2 millones de expedientes que constituyen los archivos de las direcciones provinciales de Madrid, Baleares, Zaragoza y Gerona, con un presupuesto de casi 8,4 millones de euros. El local cuenta con dos plantas de 400 metros cuadrados cada una y un sótano de 375 metros cuadrados.

Los trabajos objeto del contrato que comprende este proyecto incluyen los siguientes servicios: manipulación, en su caso, de los expedientes, previo al escaneado de documentos; digitalización de expedientes; grabación de meta-datos de búsqueda de los expedientes; control de calidad; corrección de los errores detectados, y adaptación de los ficheros con los expedientes tratados, al formato exigible por la Tesorería General de la Seguridad Social.

En una primera fase se digitalizarán 3.500.000 expedientes de las direcciones provinciales de Madrid, Baleares, Zaragoza y Gerona, que contienen 126 millones de hojas, de las cuales se deben digitalizar 42 millones, con una carga de datos relevantes de 5 a 10 meta-datos por documento aproximadamente.

Este proyecto conllevará beneficios para la Tesorería General de la Seguridad Social, entre ellos, la eliminación del soporte papel y su sustitución por un soporte informático que permite un ágil acceso a la información a través de unos criterios de búsqueda, y las búsquedas, localizaciones y visualizaciones inmediatas de documentos, desde cualquier administración, cualquier Unidad Provincial o desde Servicios Centrales.

Por su parte, las empresas y los trabajadores evitarán reiteradas visitas a las Administraciones en la formalización de sus expedientes y obtendrán una mayor confidencialidad de la documentación aportada, al evitar la manipulación de los expedientes por parte de personal encargado de la localización, traslado y búsqueda de expedientes.

La puesta en marcha del centro lleva consigo la creación de 213 puestos de trabajo. Además se ajusta a las líneas estratégicas de actuación del Gobierno de Aragón, que considera el impulso al sector de las tecnologías de la información y comunicación uno de los elementos de modernización y crecimiento de la Comunidad Autónoma.