La Fiscalía incrementará la persecución a los empresarios que incumplan las medidas de seguridad laboral

Los sindicatos exigen a las administraciones el compromiso de "tolerancia cero" con los accidentes laborales

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Manuel Moix, aseguró hoy que la Fiscalía potenciará su actuación para la persecución de todas aquellas actividades que puedan generar un riesgo en la salud e integridad física de los trabajadores y contra los empresarios que incumplan las medidas de seguridad de la legislación vigente.

De esta forma, explicó que lo que se pretende es "activar la persecución de todas aquellas situaciones de riesgo que vengan generadas por la falta de adopción de las medidas preventivas de inseguridad que tienen que adoptar los empresarios como consecuencia de la legislación aplicable".

Moix se entrevistó hoy con los secretarios generales de CC.OO. de Madrid, Javier López, y UGT de Madrid, José Ricardo Martínez, para analizar la siniestralidad laboral en la región.

Fruto de esta reunión, el fiscal se comprometió a "impulsar con la Comunidad de Madrid la puesta en marcha de las actuaciones necesarias para que entre en vigor un protocolo de actuación entre el Gobierno regional, la Delegación de Gobierno y la Fiscalía en materia de prevención de siniestralidad laboral para que la Guardia Civil y la Policía Nacional actúen en el ámbito de la periferia de la región para la persecución de estos delitos".

En este sentido, explicó que el objetivo es "buscar nuevas fórmulas de activar los mecanismos e instrumentos de colaboración e intentar trasladar a la sociedad y a los empresarios en particular la posibilidad de que en materia de siniestralidad laboral tengamos que buscar como objetivo prioritario la tolerancia cero". "No estamos hablando de accidentes de trabajo sino de, en muchos casos, de infracciones penales", dijo.

Por ello, señaló que, "igual que la Fiscalía tiene el firme compromiso de luchar en otros ámbitos jurídicos como la violencia de género, también hay que luchar en materia de siniestralidad laboral". "No se pueden permitir más siniestros en el ámbito del trabajo y es necesaria una mayor prevención, mayor adopción de medidas de seguridad para evitar en la medida de lo posible las situaciones de riesgo", agregó.

De forma parecida se manifestó López, quien explicó que el objetivo de la reunión era "trasladarse a la Fiscalía la preocupación, el interés y la cooperación que están impulsando en materia de prevención y persecución de las delitos contra la salud y la seguridad de los ciudadanos".

Por otro lado, el responsable sindical subrayó que en el primer trimestre de 2009 se han producido 23 muertes, cinco menos que en 2008, aunque aseguró que cree que esta disminución "se debe más a la caída del sector de la construcción y la crisis económica que con las actuaciones que desde la autoridad laboral se están impulsando para corregir las cifras de siniestralidad laboral". De igual modo, subrayó que 134 muertes el año pasado y las 23 del primer trimestre de 2009 "siguen siendo datos muy preocupantes para la Comunidad de Madrid".

Por ello, López recalcó la necesidad de que "se impulse de manera decisiva" el Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales que los sindicatos firmaron con el Gobierno regional y que "se incrementen las inspecciones de trabajo" en la región. "El año pasado se cursaron 12.000 órdenes de inspección de trabajo en empresas donde entendíamos que se vulneraba la normativa de prevención de riesgos laborales de las que se han derivado 2.500 sanciones y 154 paralizaciones de obra, por lo que creemos que la inspección de obra tiene una labor muy importante", apuntó.

Por último, López acusó a la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM-CEOE) de "mantener una posición refractaria y huir cada vez que se habla de siniestralidad laboral y no firmar ni en el ámbito estatal ni en el de la Comunidad de Madrid ningún protocolo ni convenio de colaboración para perseguir los delitos contra la salud laboral de los trabajadores".

En la misma dirección, el responsable de UGT Madrid calificó la situación como "intolerable" y recordó que "se han producido 23 accidentes mortales en lo que va de año, lo que significa que muere un trabajador cada tres días". "Se producen dos accidentes graves cada día y 381 accidentes leves cada día en la Comunidad".

En cuanto al perfil de los trabajadores accidentadas, explicó que tienen menos de 35 años, un contrato temporal con menos de un año de antigüedad y trabajan en pequeñas empresas.

Por otro lado, recalcó que la región "es en la que más han crecido los accidentes laborales en toda España desde el año 1995 con un ascenso superior al 91 por ciento".

Igual que Moix, Martínez exigió el compromiso de tolerancia 0 con los accidentes laborales. "Lo que pretendemos es intensificar la colaboración entre las administraciones y el compromiso contra esta lacra y nos hemos comprometido a extremar la persecución", añadió.

Por último, denunció que "una gran parte del empresariado se está aprovechando de la inseguridad y la indefensión de los trabajadores que están obligados a aceptar condiciones precarias".

ENFERMEDAD PROFESIONAL

En referencia a la persecución de los delitos que afectan a la salud laboral, López indicó que esperan que la reunión tenga relevancia para "perseguir el delito no sólo cuando el accidente se produce, sino también cuando hay un riesgo evidente para los trabajadores o fruto de la actividad profesional se produce una enfermedad profesional".

En este sentido, explicó que uno de los acuerdos con los que se ha llegado a la Fiscalía es la extensión de la persecución de los delitos laborales al de la enfermedad profesional. "La enfermedad profesional tiene que ver con malas condiciones de trabajo y con el delito de riesgo", dijo.

En referencia a un estudio llevado a cabo por CC.OO., señaló que en Madrid se estima que se producen 13.245 enfermedades profesionales cada año que deberían ser declaradas como tales y se producen en torno a 1.771 muertes anuales derivadas de las condiciones de trabajo que mantiene los trabajadores en sus puestos de trabajo. Sin embargo, aclaró que de las más de 13.000 enfermedades estimadas sólo se declararon 1.110 en el 2006; 1.181 en el 2007 y 1228 en 2008.

"Creemos que desde todas las administraciones laborales hay que actuar también sobre el delito de riesgo, sobre la enfermedad profesional y su prevención, y sobre el reconocimiento y tratamiento de aquellos trabajadores que durante años han vivido en malas condiciones de trabajo", finalizó.